Kiosco

El Periódico Extremadura

Antonio Luis Cid de Rivera Silva

La trastienda

Antonio Cid de Rivera

Director de El Periódico Extremadura

PSOE o PP-Vox en Extremadura

La posible caída de Ciudadanos y Podemos deja dos únicas opciones de gobierno en la región a un año vista de los comicios

Debate electoral en Extremadura con motivo de los comicios del 26 de mayo de 2019. Jero Morales -EFE

En esta contienda de bloques radicalizados, donde la derecha, por un lado, y la izquierda, por el otro, compiten a ver quién gana las próximas elecciones, hay un dato que debe tenerse muy en cuenta y es que los partidos emergentes de las últimas dos legislaturas, esos que podían apalancar al PSOE y al PP en un determinado momento están en caída libre y puede que ni cuenten en los próximos comicios. No tengo una bola de cristal que me prediga el futuro político de esta región a partir de mayo de 2023, pero qué duda cabe que Ciudadanos y Podemos van cuesta abajo y sin frenos desde que se bajaron con el coche en marcha Pablo Iglesias y Albert Rivera; y salvo que «el espacio de Yolanda Díaz»sume algo de aquí a un año, sólo caben dos posibilidades en Extremadura:O un gobierno del PSOE con mayoría absoluta como ahora o la suma del PPy Vox siguiendo el modelo de Castilla yLeón primero y casi seguro de Andalucía en después.

Los más perjudicados son los socialistas. En las elecciones de 2019 tenían la oportunidad de pactar a derecha e izquierda, tanto con Ciudadanos como con Podemos. Así se denunciaba desde el PP a todas horas, que Fernández Vara estaba jugando con dos barajas y negociando de tapadillo con dos partidos.Al final no hizo falta sentarse con ninguno de ellos puesto que se alcanzaron los 34 escaños (la mayoría absoluta mas uno), y se gobernó en solitario. Pero ahora eso no vale: no está Ciudadanos en su punto álgido precisamente para repetir los 7 escaños con que cuenta. De hecho, puede hasta que desaparezca como ha pasado en Castilla y León que siendo gobierno se ha quedado con un solo diputado. Y Podemos tres cuartos de lo mismo: sin una coalición como la que tiene actualmente difícilmente va a poder retener los 4 escaños con que cuenta el grupo parlamentario de la Asamblea.

En resumen, que el PSOE se ve obligado a alcanzar la mayoría absoluta si quiere gobernar. De lo contrario, la suma del PPy Vox fraguaría una alternativa, primero porque sería la oportunidad de desbancar a la izquierda del poder nuevamente tras dos legislaturas de oposición y segundo porque los peros que le pudieran dar los populares a Vox se diluirían en cuento vieran la mínima posibilidad de tocar poder.

En las elecciones de 2019 elPSOE tenía la oportunidad de pactar tanto con Ciudadanos como con Podemos, ahora no

decoration

De todas maneras, que nadie lance las campanas al vuelo ni entienda que todos los territorios y contiendas electorales son iguales. Aunque el PP nacional está en fase de ascenso desde la llegada de Feijóo y el PSOE en retroceso por el empeño de Pedro Sánchez de enturbiarlo todo, no cabe duda de que el contexto extremeño dista bastante del castellanoleónés y el andaluz. Primeramente porque enExtremadura gobierna el PSOE y eso da un plus de salida en unas elecciones. En segundo lugar porque el candidato Guillermo Fernández Vara está más que asentado y goza de un perfil presidencialista que atrae no solo a los que se identifican ideológicamente con el PSOE, sino al centro progresista en general. Y en tercero u último lugar porque las elecciones autonómicas extremeñas coinciden con las municipales, lo cual no ha sido el caso de Castilla y León y Andalucía, y este hecho propicia que un porrón de alcaldes socialistas asentados en sus respectivos ayuntamientos empujen también al voto autonómico.

Las elecciones extremeñas coincidirán con las municipales, lo cual cambia mucho el resultado

decoration

Hay una cuestión no menor que debe tenerse en cuenta y es que el PPaún no tiene candidato. Sigue la pugna por el liderazgo con dos facciones enfrentadas y, a un año vista, no se sabe quién va a ser el cabeza de cartel, una cuestión que también debe considerarse en muchos pueblos y ciudades todavía sin determinar quiénes van a encabezar las listas. 

En Vox ocurre lo mismo, pero en este caso no resulta trascendental dado que el perfil y la imagen del candidato autonómico importa muy poco, por no decir nada. Las siglas nacionales y Abascal ya se encargan de captar los apoyos desde Madrid y, a la vista está, les funciona. 

Compartir el artículo

stats