Kiosco

El Periódico Extremadura

Raquel Rodríguez Muñoz

Desde el norte

Raquel Rodríguez Muñoz

redactora

¿Cuándo llegará el tren?

"No pedimos mucho, únicamente un servicio decente, igual que el que disfrutan en otras comunidades"

Han sido tantas las veces que a los extremeños nos han dicho que viene el lobo que ahora, hasta que no venga realmente, no nos lo vamos a creer. Me estoy refiriendo a los nuevos trenes que circularán por la región en una temporalidad que podría resumirse en la coletilla de «en breve». Parece que esta vez sí será más pronto que tarde.

Sin embargo, todo el mundo debería tener claro que lo que tendremos en Extremadura de momento no será un AVE, sino trenes que viajarán a unas velocidades superiores a las actuales, es decir, una supuesta alta velocidad sin ser AVE porque la electrificación no llegará, al menos, y de nuevo aquí habrá que ver si los tiempos previstos se cumplen, hasta el verano del próximo año.

Hace unos días, hablando con un usuario habitual del tren a Madrid, me decía una verdad con mayúsculas, que no necesitaba un AVE sino un servicio que ampliara el número de trenes que conectan a diario con la capital de España y con una velocidad mayor que la actual, que no parezca que vamos en diligencia y donde el número de averías, fallos, retrasos y demás circunstancias fueran inversamente proporcionales a los que sufrimos desde hace años.

Así que, en realidad, no pedimos mucho, únicamente un servicio decente, igual que el que disfrutan en otras comunidades. Ahora bien, de momento, la mejora solo será útil a aquellos que realizan desplazamientos en tren entre Badajoz y Plasencia. La unión con Madrid no llegará como poco hasta dentro de once años, en el 2033, según recoge un informe del Ministerio de Transportes.

Así que este tramo será solo la primera piedra del verdadero paso del AVE o la alta velocidad por Extremadura. Hasta que no estemos conectados, no solo entre nosotros, sino con Madrid, no tendremos un servicio de tren en condiciones.

Y puestos a pedir una mejora en las conexiones, no hay que olvidar el tren Ruta de la Plata, que antaño nos unía con Astorga. Es una reclamación de diversos ayuntamientos y de las cámaras de comercio, que choca sin embargo con el proyecto de Vía Verde. De nuevo el medioambiente frente al desarrollo económico. Lo ideal sería combinar los dos, pero dada la situación económica de Extremadura, debería ser prioridad la mejora de las comunicaciones. La unión con Astorga no debería dormir el mismo sueño de este AVE que ahora casi tocamos. No nos lo merecemos. 

Compartir el artículo

stats