Kiosco

El Periódico Extremadura

Francisco Rodríguez Criado

Un pie en la luna y otro en la tierra

Estoy ordenando mi nutrida biblioteca y, al toparme con los libros de la colección Lunas de Oriente (distinguibles por el azul omnipresente de su portada), me he preguntado qué estará haciendo en estos momentos su editor, Marino González. Si alguna vez descansa este hombre, es algo que no sé. 

"Extremadura es una sufrida comunidad que a veces parece estar alejada de todo

decoration

Aunque la distancia geográfica no nos permita conversar en persona (algo que sí hacíamos cada cierto tiempo, cuando yo vivía en Cáceres), sigo su frenética actividad por las redes sociales. Y así descubro que cuando no está impartiendo clases está comenzando (o terminando) la escritura de alguno de sus libros, está publicando el enésimo título de su editorial, De la Luna Libros, que dirige junto a Ana Crespo, o llevando a los teatros representaciones editoriales («teatro desnudo», en sus palabras), o lanzando alguna nueva colección, o presentando la última obra de algún autor lunático. Marino, en fin, es un hombre que vive en perpetuo gerundio. 

Y el hecho de que nunca detenga la máquina ha beneficiado a Extremadura, una región con (justa) fama de vivir apartada del foco cultural, algo que ha cambiado mucho en las últimas décadas, gracias a personas como él, que lleva 30 años al pie del cañón. 

Marino González y Ana Crespo han sabido vivir en la luna manteniendo un pie en la tierra, ofreciendo una parte de la mejor producción literaria extremeña al ancho mundo. Cito, entre muchos autores, a Álvaro Valverde, Juan Ramón Santos, Pilar Galán, Daniel Casado, Alonso Guerrero, Antonio Reseco, Nicanor Gil o el propio Marino, por no hablar de esos nuevos escritores que están al inicio de su carrera y necesitan un primer empujón. Poesía, relato, ensayo, libros infantiles o divulgativos sobre nuestra tierra son las credenciales de una editorial que nunca pisa el freno. 

Extremadura es esa sufrida comunidad que a veces parece estar alejada de todo. Por suerte, tenemos muy cerca la luna. 

Compartir el artículo

stats