Kiosco

El Periódico Extremadura

Antonio Luis Cid de Rivera Silva

La trastienda // el artículo del director

Antonio Cid de Rivera

Director de El Periódico Extremadura

Vara jugará otra partida

El presidente extremeño muestra su disposición a ser candidato del PSOE por quinta vez para satisfacción de su partido

Guillermo Fernández Vara. PSOE DE EXTREMADURA

Era un secreto a voces que Vara iba a ser candidato del PSOE a las elecciones del año que viene. Sólo faltaba que él lo propusiese y el partido asintiese. Es líder indiscutible de los socialistas extremeños desde que revalidó el cargo de presidente de la Junta de Extremadura por mayoría absoluta en 2019 y el año pasado ocupó de nuevo la secretaría general del partido sin ningún contrincante que le hiciera siquiera sombra. Solo faltaba que él quisiera para recibir el apoyo mayoritario del PSOE, cuya militancia y aparato estaban deseando. Porque es verdad que él en privado ya había dicho en varias ocasiones que sería candidato si le acompañaba la salud, pero siempre cabían algunas dudas, sobre todo ahora que el panorama político se ha puesto feo para el PSOE y el PP vuelve a ponerse de pie de la mano de Feijóo. 

"En política y a un año vista, puede que cambiemos de ciclo dos o tres veces. Así que mejor no especular

decoration

No hay que olvidar que en el currículum de Vara constan dos mayorías absolutas y una mayoría simple, pero también una derrota en 2011 cuando del PP de Monago ganó las elecciones gracias al ‘efecto Zapatero’ y lo mandó a la oposición. Eso hace que Vara sepa perfectamente lo que es la miel de la victoria, pero también la hiel de la derrota, cuando uno se queda solo, el teléfono deja de sonar y no te quieren ni los tuyos. Todo lo contrario, especulan e intrigan para derrocarte y buscar una alternativa.

"Vara resulta un candidato superconocido con marca propia, moderado y nada extremista

decoration

Digamos que estas elecciones van a ser más complicadas que las anteriores, pero Vara ha decidido jugar la partida y será la quinta vez que se postule en unas elecciones autonómicas desde 2007. Para empezar deberá luchar contra el ‘efecto Sánchez’, que resta en todos los territorios, y así mismo pelear para que no llegue el ‘efecto Feijóo’, ese que hace el milagro aupar al PP a la vez que frena a Vox. El resto dependerá de lo que haga el PSOE extremeño, el cual tiene una fuerte implantación territorial con candidatos locales ya nombrados en todos los pueblos y ciudades, y el propio Vara, quien resulta un candidato superconocido con marca propia, moderado y nada escorado hacia posiciones extremistas. 

Esto no es ninguna tontería, precisamente el centro es lo que dan las mayorías absolutas, esa gente que se mueve de posiciones de derechas a izquierdas dependiendo del político y que tienen un sentido de la política más práctico que ideológico. Que se lo digan a Juanma Moreno en Andalucía, quien ha arrasado por su moderación y porque ha trascendido el mensaje de que votándole a él Vox no pintaba nada.

Vara no tendrá enfrente esta vez a Monago como ocurriera en sus tres anteriores elecciones, sino a una persona nueva. Se trata de una desconocida, María Guardiola, quien saldrá elegida en el congreso regional del PP del próximo 16 de julio después de retirarse la alternativa representada por el alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro. Ser nueva tiene sus ventajas, entre otras cosas se carece de ataduras y de fama y se juega la baza de lo fresco, de la novedad que llega, pero también tiene sus inconvenientes y es que se trata de un melón sin abrir y por tanto se desconoce qué papel podrá jugar en un gobierno regional.

En Extremadura hay precedentes en los que el PP arrasaba a nivel nacional y el PSOE se mantenía en Extremadura. Es más, antaño el PSOE presumía de que esta región jugaba en otra liga como feudo socialista de primer nivel. Pero el precedente electoral de 2011 y, sobre todo, el resultado de las elecciones de Andalucía del domingo pasado han hecho sembrar la duda, que no la preocupación. Todavía. 

Queda justo un año, las elecciones serán el 28 de mayo de 2023 coincidiendo con las municipales, y de aquí a 12 meses pueden pasar tantas cosas que cualquiera sabe. Hay quien sostiene como teoría que la vida son ciclos y que justo ahora entramos en uno nuevo. Yo digo que en política y a un año vista, puede que cambiemos de ciclo dos o tres veces. Así que mejor no especular ni hacer pronósticos hasta que resten dos meses. Miren, si no, lo que le pasó a Monago, que seis meses antes de las elecciones de 2015 y gobernando las encuestas le daban ganador y después tuvo que irse a la oposición.  

Compartir el artículo

stats