Kiosco

El Periódico Extremadura

Francisco Rodríguez Criado

Wimbledon en una imagen

Las redes sociales son un manjar para muchas personas que no tienen nada mejor que hacer que convertir cualquier nimiedad en un debate o en un chascarrillo. Lo que antes quedaba en la intimidad, visible, escuchable y comentable solo por quienes habían vivido la escena, hoy, gracias –o por culpa de– la tecnología, llega al ancho mundo en cuestión de minutos. 

"Todo se aprovecha informativamente, pues hay un público deseoso de comentar noticias que no lo son

decoration

Como ejemplo de hecho intranscendente, ahí está la despedida de Rafa Nadal de los trabajadores del torneo de Wimbledon, cuyas canchas tuvo que abandonar contra sus deseos por culpa de una lesión. En esa imagen no veremos nada inaudito (un hombre muerde a un perro), tan solo al tenista español demostrando por enésima vez que es una persona educada y respetuosa (un perro muerde a un hombre). 

Antes de la irrupción de internet, podría haber sido noticia que el tenista le hubiera hecho un feo a algún trabajador del torneo o que algún loco le hubiera insultado. No esto. Entonces, ¿por qué se han comentado tanto estas imágenes domésticas divulgadas por los organizadores del torneo? O más aún: ¿Por qué se han divulgado?

El motivo es que hoy día todo se aprovecha informativamente, pues hay un público deseoso de comentar noticias que en realidad no lo son. 

La imagen de Wimbledon de 2022 no ha sido la de Nadal despidiéndose de los trabajadores, ni la de Kyrgios quejándose al juez de silla hasta por respirar, ni la de Djokovic comiéndose el césped tras ganar el torneo. No, todo eso es un día más en la oficina. La imagen icónica ha sido la del padre y la hermana de Nadal pidiéndole con vehemencia, al verle quejarse del dolor, que abandone la pista.

Es esa imagen tan humana, la de la familia que antepone la salud de los suyos a otro peldaño más de gloria, la que sí tiene motivos para dar la vuelta al mundo. Es la imagen que constata que detrás de un gran hombre siempre, o casi siempre, hay una gran familia

Compartir el artículo

stats