Kiosco

El Periódico Extremadura

Francisco Rodríguez Criado

Plantar manzanos

Tendemos a limpiar el paño de nuestro destino a la vez que lo vamos ensuciando

La lectura de varios artículos sobre la evolución de la escritura, desde su nacimiento en tiempos remotos hasta nuestros días, me ha levantado la moral. Basta pensar que antaño no existía el espacio tipográfico y las palabras, por tanto, se escribían juntas formando un jeroglífico apenas descifrable para comprender hasta qué punto hemos evolucionado. 

El lenguaje como indicador de los cambios experimentados es solo la punta del iceberg. Hubo una época en la que no existían los signos de puntuación (punto, coma, punto y coma, dos puntos, paréntesis, signos de interrogación, signos de exclamación…), de igual manera que no existían la penicilina, los analgésicos o los trasplantes de corazón. 

No había constituciones que regularan los límites del Gobierno y que ampararan los derechos del ciudadano, no existían medios de transportes como el coche o el avión, no había una red asistencial para ayudar a los discapacitados, ni universidades en las que compartir el conocimiento. En ciertas etapas de la Historia la esperanza de vida no sobrepasaba los treinta años de edad, no había hospitales, bibliotecas ni centros deportivos. Desde luego, tampoco existía Internet ni periódicos como este que el lector tiene en sus manos. 

No pretendo con estas líneas vender un mundo feliz, ni presentar la historia de la humanidad como idílica (ha sido cualquier cosa menos eso), pero tampoco conviene quedarnos solo con, pongamos, la invasión de Ucrania, la hambruna consuetudinaria en numerosos países o la corrupción política que campea por el ancho mundo. 

La historia de la humanidad es renqueante: tendemos a limpiar el paño de nuestro destino a la vez que lo vamos ensuciando. Dar dos pasos adelante… y uno atrás. 

Cuando nos invada la (falsa) percepción de que todo va mal, deberíamos recordar la cita de Martin Luther King: «Si supiera que mañana el mundo se haría añicos, aún plantaría mi manzano». 

*Escritor

Compartir el artículo

stats