Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

Francisco Rodríguez Criado

La falsa empatía

Nos hemos acostumbrado a llorar lágrimas de cocodrilo que nos hacen sentir buenas personas

Una librería avisa de que cierra sus puertas, y la gente comenta en las redes sociales lo mucho que les apena la noticia. Una revista anuncia su clausura, y el drama vuelve a ser generalizado. Una sala de cine, un restaurante, un teatro, una tienda de chucherías… ¡Cuántos locales hemos visto cerrar por falta de clientela, con el consabido perjuicio que ello supone para sus propietarios y para los empleados!

Ahora bien, ¿por qué tanto sufrimiento virtual por el devenir del prójimo a toro pasado, y tan poco apoyo efectivo, real, durante el tiempo en que esos negocios estuvieron abiertos? Hemos asistido a las llamadas de atención de algunos locales al borde del precipicio solicitando apoyo para mantenerse a flote que al final tuvieron que cerrar, pues recibieron más lamentos y muestras de cariño que apoyo efectivo por parte de los clientes, que son, al fin y al cabo, quienes mantienen los locales en funcionamiento. 

Esta asimetría entre lo declarativo y lo expeditivo me recuerda el caso del José María Gironella, un escritor de éxito durante el franquismo, Premio Nadal (1946), Premio Nacional de Literatura (1953), Premio Planeta (1971), un hombre que amasó mucho dinero con su quehacer literario… y que murió pobre e ignorado por todos. 

Como no podría ser de otra manera, se generó un gran malestar por el hecho de que alguien con su trayectoria falleciera en semejante situación. Pero si tanto entristecía a sus amigos y a sus lectores que se hubiera ido del mundo en tales circunstancias, ¿por qué no fueron solidarios con él cuando estaba vivo? ¿Por qué se limitaron a opinar que el Estado debería establecer una ayuda para estos casos? 

La respuesta es simple: nos hemos acostumbrado a llorar lágrimas de cocodrilo que nos hacen sentir buenas personas y no nos exigen el menor esfuerzo. 

La empatía sin compromiso no es empatía, es paripé que no consuela al prójimo, sino a uno mismo. 

*Escritor

Compartir el artículo

stats