Opinión | Textamentos

La eterna sospecha

Como aficionado al fútbol, lamento todo lo relacionado con el caso Negreira, que ha revelado las cantidades que el Barça le pagó al vicepresidente de los árbitros con la clara intención de sacar beneficios de dicho colectivo. Aunque pecara de ingenuo, yo nunca quiseatribuir una intención espuria a los árbitros de la competición liguera española. El fútbol ha sido para mí siempre un ocio estimulante que me ayuda a desconectar, y analizar los partidos con la desconfianza de que los árbitros están comprados sería en gran medida adulterar mi predisposición a pasarlo bien. 

Pero si no hay que ser conspiranoide, tampoco debemos ser enemigos de la verdad. Y está claro que el Barça no le pagó una gran cantidad de dinero a Enríquez Negreira (los medios no se ponen de acuerdo con la cifra) durante más de quince años para explicarles a sus dirigentes la ley de la gravedad o el idealismo trascendental de Inmanuel Kant. Es obvio que el club pagó esos millones de euros para sacar un beneficio ilegítimo, de ahí que cuando Negreira abandonó su cargo, cesaron los pagos.

Es obvio que el Barça pagó esos millones de euros para sacar un beneficio ilegítimo

Si bien esa compra tan burda no puede tirar por tierra todos los logros conseguidos por el club culé en sus mejores años, es razonable pensar que de algún modo echar mano de la billetera le allanó el camino. 

Y ahora me pregunto: ¿Qué pensará esa legión de niños que siguen a sus equipos favoritos, semana tras semana, con la ilusión de que ganen el partido de turno? ¿Se resentirá su pasión por una Liga en la que se compran y se venden favores? ¿Deberán seguir pensando que la máxima “que gane el mejor” tiene algún sentido?

Supongo que los más pequeños no racionalizarán demasiado el asunto y entenderán que esta es una noticia más del mundo de los mayores. Ese mundo de corruptela que afecta a la política, al deporte y a cualquier cosa que pase por nuestras manos. Ese mundo justamente sometido a la eterna sospecha. 

* El autor es escritor

Suscríbete para seguir leyendo