Opinión | π=3ª14

Vacaciones de tercera

Fútbol y devoción cofrade pueden mezclarse a partir de hoy y hasta el Domingo de Resurrección gracias a los partidos del grupo 14

El grupo 14 de Tercera no para por vacaciones. Y bien que podría hacerlo porque el 12 de mayo, los que no jueguen ‘playoff’, ya estarán listos. Pero como es lo que toca, pues que siga la diversión.

Y es que no hay jornada en la que no nos sorprendan varios acontecimientos, más allá de un resultado inesperado. Don Benito y Coria se han empeñado en conducirnos hacia un final de infarto. Se van copiando las huellas en los pasos en firme y en los tropiezos. Pero hay mucho más. El pasado fin de semana, ninguno de los equipos que llegaba en puestos de ‘playoff’ ganó. Tampoco lo hizo ninguno de los que ocupaban los ocho últimos lugares de la tabla. Los únicos que consiguieron sumar los tres puntos fueron de la parte media-alta: sexto, séptimo, noveno y décimo, esto es, Castuera, Calamonte, Jaraíz y Diocesano. Las consecuencias son que se aprieta la pelea por el ‘playoff’ y se marca distancia con los que pelearán por salvarse o, en el mejor de los casos, se quedarán tranquilos en mitad de la tabla. Hay tres equipos empatados en esa quinta posición (Castuera, Moralo y Calamonte), dos con tres puntos más (Villafranca y Azuaga), y otros tres equipos con cuatro puntos, pero en buenas dinámicas que les llevan a creer que pueden llegar (Jaraíz, Diocesano y Olivenza). De ahí para abajo, tocará sufrir durante más o menos tiempo y con más o menos angustias.

Y en estas circunstancias clasificatorias llega esta esparramada jornada en plena Semana Santa. Unos intentan dar unos días de descanso, otros no quieren alterar sus rutinas con tanto en juego, pero casi todos tratan de colocar el partido donde menos estorbe. Algún loco del fútbol modesto bien podría organizar sus vacaciones y recorrer nuestra comunidad viendo la Tercera extremeña. Y es que la dispersión de horarios abarca paradas que van desde el jueves por la mañana hasta el domingo por la noche:

--Jueves Santo (mañana): Opción A, asistencia al Arroyo-Trujillo, donde el que pierda se complicará algo o mucho, y posterior convivencia en los bares con debate sobre el Día de la Luz o el Chíviri; Opción B, asistencia al Castuera-Calamonte, duelo directísimo por el ‘playoff’, y degustación de quesos, embutidos, jamones y turrones.

--Jueves Santo (tarde): Opción A, ver a dos equipos en alza en el Diocesano-Don Álvaro, y visita a la ciudad más bonita del mundo (se recomienda consultar horario de procesiones, sea para verlas o para evitarlas); Opción B, visita a bodega y asistencia al importantísimo para ambos Villafranca-Pueblonuevo, o mejor en el otro orden.

--Viernes Santo (mañana): Opción A, visita a la preciosa ciudad de Olivenza y asistencia al Olivenza-Jaraíz en el que el que gane, aún podrá soñar; Opción B, visita al Museo Zurbarán y asistencia al otro Zurbarán para el Fuente de Cantos- Azuaga, en el que unos quieren ganar su primer partido en casa, y los otros, asegurar el ‘playoff’.

--Viernes Santo (tarde) y Sábado Santo (mañana): libre para descansar o retomar fuerzas con el comercio y el bebercio.

--Sábado Santo (tarde): convivencia en los bares y todos al Vicente Sanz para el Don Benito-Racing Valverdeño, líder contra penúltimo, pero lo que han unido los bares que no los separe el fútbol.

--Domingo de Resurrección (mañana): dormir hasta tarde y cañas.

--Domingo de Resurrección (tarde): Opción A, convivencia en los bares del centro y peregrinación conjunta para el Moralo-Coria, que es un partidazo por todo lo alto; Opción B, visita a la preciosa ciudad templaria, tapas, comida, sobremesa, siesta… da tiempo a todo porque el Jerez-Montehermoso es tarde, tanto que cuando los del Monte lleguen a casa será casi de «madrugá».

Suscríbete para seguir leyendo