El 19 de octubre del 2006, el entonces consejero de Cultura de la Junta, Francisco Muñoz, junto a la alcaldesa Elia Blanco, ponían la primera piedra del palacio de congresos de Plasencia. Entonces Muñoz anunciaba que el presupuesto de obras, equipamiento y mobiliario sería de 13 millones de euros y su previsión era que estaría abierto en el 2010.

Pero será 11 años después de esa primera piedra, siete después de lo previsto por Muñoz, cuando se podrá inaugurar, y tras una inversión multiplicada hasta llegar a los 21,5 millones de euros, según los datos facilitados por la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura.

Porque la obra se ha desarrollado por fases y porque además ha tenido un último sobrecoste de 3.927.811,50 euros. Así lo refleja la última junta local de gobierno hecha pública, donde se indica que, tras una inspección realizada por técnicos municipales el pasado 30 de marzo, comprobaron que «las obras presentan modificaciones respecto a las fases de proyecto aprobadas, consistiendo, de forma general, en la redistribución interior de los espacios. Estas modificaciones suponen un aumento en el presupuesto de ejecución de las obras de 3.927.811,50 euros».

Así, este cambio no ha impedido la concesión de la licencia de primera ocupación para el edificio, pero supone que la Junta tendrá que abonar el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras correspondiente al aumento del presupuesto.

Según la información de Cultura, la primera fase de las obras del palacio de congresos se extendió desde el 2006 y hasta el 2009. Este año, se inició una segunda fase, desde el 2009 y hasta el 2013 y la última se ha extendido desde el 2014 y hasta la actualidad, e incluye la finalización, más el equipamiento, con ascensor incluido, que es lo último instalado.

DEBATIDO DISEÑO / El diseño del edificio es de los arquitectos José Selgas y Lucía Cano, autores también del proyecto del palacio de congresos de Badajoz, y ha sido muy polémico porque tiene tanto acérrimos detractores como entusiastas defensores. Lo cierto es que el edificio se impone en pleno monte Valcorchero, en la zona del Berrocal, y no pasa desapercibido por su magnitud.

Ahora, con la inauguración prevista para el próximo 22 de junio a las ocho de la tarde y un congreso que lo estrenará del 23 al 26, el ayuntamiento está recibiendo sugerencias de nombres y enviándoselos a la Junta, que será además la encargada de su mantenimiento.