El plazo límite para pagar facturas a proveedores está limitado por ley a 30 días, pero el Ayuntamiento de Plasencia aún está lejos de cumplir esta norma. Según los datos correspondientes al 2020 facilitados por el gobierno local, el plazo de pago a proveedores osciló entre los 14 días y los 230.

A 14 días se llegó en el cuarto trimestre en el caso de algunas facturas. En los trimestres anteriores, los proveedores que cobraron en menos tiempo lo hicieron en 20 días, en el primer trimestre;en 31 días en el segundo; en 24 en el tercero y en 14 en el cuarto.

Pero también durante estos periodos hubo proveedores que cobraron hasta siete veces más tarde que lo que establece la ley. Así, en el primer trimestre, los que más tardaron en cobrar lo hicieron a los 200 días; en el segundo, a los 190; en el tercero, a los 230, el peor dato del año y en el cuarto, a los 190 días.

Por lo tanto, las medias por trimestre están en torno a los cien días. El mejor fue el segundo, con una media de pago a los 98 días, seguido del tercero, con una media de 106 días; el cuarto, con 109 días de media y el primero, con 115 días.

El ayuntamiento ha explicado que estas medias corresponden al porcentaje de facturas pagadas y al tiempo de pago. Como ejemplos, en el segundo y tercer trimestre del 2020 se pagaron el doble de facturas en menor tiempo.

En todo caso, matiza que «no se trata de que presenten la factura y se tarde en pagar 200 días». Ese sería el tiempo transcurrido entre que se aprueba el gasto, se hace la compra, el proveedor lleva la factura al ayuntamiento, esta pasa al departamento que la generó, luego a Intervención y por último a Tesorería.

Con todo, subraya que se está viendo «una buena evolución» al haber llegado a pagar facturas en el último trimestre a los 14 días, pero «hay que seguir mejorando» y el objetivo de la Concejalía de Hacienda es que «las medias no superen los 40 días».