OPCIONES PARA LA FÁBRICA DE CÁTODOS

Casi todo el suelo industrial de Plasencia está en manos privadas

Un propietario señala que hay más de 470.000 metros cuadrados incluidos en el PGM

Vista del suelo público municipal ofrecido, al fondo, tras el hotel Ciudad de Plasencia y junto a la cantera.

Vista del suelo público municipal ofrecido, al fondo, tras el hotel Ciudad de Plasencia y junto a la cantera. / TONI GUDIEL

Raquel Rodríguez Muñoz

Raquel Rodríguez Muñoz

El Ayuntamiento de Plasencia ha ofrecido a Phi4tech, la empresa que quiere construir una fábrica de cátodos en la provincia, 24 hectáreas de suelo público, pero que no está catalogado como industrial, por lo que requeriría un cambio en el PGM.

Pero esto no significa que no haya más terrenos para uso industrial en Plasencia, lo que sucede es que «todo el polígono es privado», es decir, que el suelo está en manos privadas, como ha explicado el concejal de Urbanismo, José Antonio Hernández.

Precisamente, uno de estos propietarios, Isidro Silos Lillo, comparte la decisión de «no dejar pasar esta oportunidad» de acoger la fábrica de cátodos, pero considera «equivocada e improcedente» la iniciativa municipal precisamente porque «el PGM ya ofrece ese tipo de suelo ordenado al mercado».

Así, subraya que el ayuntamiento «no necesita reclasificar suelo no urbanizable público municipal para poder presentar una oferta atractiva de suelo industrial; ya existen ámbitos ordenados suficientes para ese tipo de suelo».

En concreto, apunta que son cinco, situados en torno al nudo de comunicaciones de Fuentidueñas y que «abarcan más de 1.700.000 metros cuadrados de suelo, con los que edificar más de 470.000 metros cuadrados de techo industrial».

Sobre esto, el concejal de Urbanismo, ha señalado que, si los promotores privados quieren ofrecer suelo, el ayuntamiento estaría «encantado si se llegara a algún acuerdo».

Pero de momento, «lo que ofrecemos es municipal, bien comunicado y sin problemas ambientales». Señala que el cambio en el PGM y la urbanización «puede llevar unos meses», pero «todo es querer, como se ha hecho en otras ciudades, el ayuntamiento ofrece y la Junta urbaniza».