El colectivo de trabajadoras sociales del Ayuntamiento de Plasencia está indignado con el trato que han recibido de Salud Pública respecto a su vacunación. Después de haber sido convocadas y desconvocadas varias veces para vacunarse en la última semana, este viernes, justo cuando dos se estaban vacunando, han parado la vacunación y otras ocho no han podido recibir la dosis.

“Es una vergüenza, escandaloso el trato despectivo para la profesión. Se nos ha considerado trabajadores esenciales, hemos trabajado durante toda la pandemia, tratamos a personas vulnerables que a veces no acuden con lo mínimo para prevenir el covid”, subraya María del Carmen Berrocoso, una de las trabajadoras sociales afectadas.

Según ha explicado, las llamaron la semana pasada desde el colegio de diplomados en Trabajo Social para informarlas de que Salud Pública las había convocado ayer jueves en el Berrocal para vacunarse.

“El martes, nos llaman y nos dicen que no, que se han suspendido. Pero ayer, me llamaron a mí la primera y al resto después, para convocarnos otra vez este viernes a las nueve”.

Su sorpresa ha sido que ella y otra compañera que estaban más adelantadas en la cola han pasado. “Hemos dado los datos y justo cuando me estaban pinchando, ha llegado la médica, me ha preguntado la profesión y ha dicho que no me la pusieran. A mí y a la compañera ya nos la habían puesto, pero la han parado para todas las demás”.

Berrocoso señala que la médico “se ha tomado interés para ver qué pasaba”, pero critica que no les han dado explicación alguna. “Nos han dicho que lo han parado desde Salud Pública”.

Por eso, subrayan que el trato recibido supone “una falta de respeto, como profesionales y como personas” y acudirán este mismo viernes al centro de salud de La Data para poner una reclamación.

Una equivocación

Ante lo ocurrido, la Consejería de Sanidad ha señalado que el SES dispone de listados de suplentes para el caso de que haya restos de dosis de vacuna que tienen una conservación limitada, como las de Pfizer y Moderna. "Cuando eso ocurre, se llama a los suplentes" y son prioritarios "ingresos nuevos en centros sociosanitarios o trabajadores que se incorporan a ellos". Pero, "por una equivocación en esos listados, se llamó a otras personas" y, cuando se detectó el error, se paró la vacunación. Sanidad afirma que a las no vacunadas "se las citará en próximas fechas".