Una mayor precisión quirúrgica, con menor riesgo de sangrado para el paciente, así como una recuperación postoperatoria precoz y con menor dolor. Es lo que se consigue con la técnica laparoscópica 3D para el cáncer de pene, que ha comenzado a utilizar el servicio de Urología del hospital Virgen del Puerto de Plasencia.

Según ha informado la Consejería de Sanidad, ya se han beneficiado de este novedoso procedimiento, "que escasos servicios de Urología realizan en nuestro país", 5 pacientes, que evolucionaron favorablemente tras la cirugía, siendo dados de alta "de manera precoz en comparación con los operados mediante técnica convencional y sin aparición de complicaciones relevantes hasta la fecha".

Por lo tanto, el servicio de Urología ha decidido apostar por el uso sistematizado de este procedimiento, ya que es mínimamente invasivo para el tratamiento del cáncer de pene avanzado y se consigue "un postoperatorio más liviano para los pacientes y con estancias hospitalarias marcadamente más cortas".

Enfermedad poco frecuente

Sanidad ha explicado que el cáncer de pene es una enfermedad poco frecuente, "supone algo menos del 0,1% de las enfermedades malignas" y, para obtener resultados oncológicos favorables, "es esencial tanto un óptimo control local del tumor como de los ganglios linfáticos, principalmente inguinales".

Sin embargo, la técnica empleada generalmente para la extirpación del tejido linfático inguinal tiene una tasa de complicaciones asociadas que puede llegar hasta el 50%. Por el contrario, mediante la técnica laparoscópica en 3D, se consigue "evitar las principales complicaciones asociadas a la técnica convencional" al tener, gracias a la visión aumentada 3D, una mayor precisión quirúrgica.