O bien se resuelve el conflicto judicial en el que están inmersas una de las empresas adjudicatarias de la gestión de la plaza de toros de Plasencia y la que quedó en segunda posición o bien, «se saca una nueva licitación».

Así lo ha manifestado el alcalde, Fernando Pizarro, tras una pregunta de la portavoz de Unidas Podemos, Mavi Mata. Pizarro ha explicado que, «cuando se adjudicó el contrato, todo estaba legal. La ley de Contrataciones garantiza un cumplimiento absoluto de la ley».

La Concejalía de Cultura ha justificado la supresión de los festejos taurinos de feria precisamente por este conflicto judicial.