Doce años después de sacar la segunda edición del libro Las dos Españas. La vida de Carpo, Teófilo Magdaleno vuelve a editarlo, gracias a la editorial Arte Activo y con el propósito de «homenajear a los que lucharon por la libertad, la igualdad y la justicia. Hay que conocer el pasado reciente para que los acontecimientos no vuelvan a repetirse».

Así, su padre, Policarpo Magdaleno, que fundó el PSOE y UGT en su pueblo natal, Mirabel, es el protagonista de una historia que cree necesario que se conozca, precisamente ahora en que, «con el crecimiento de la extrema derecha, parece que se nos olvida lo que costó la democracia, en vidas y sacrificios. Estamos hablando de idealismo».

Del de un hombre que nació en 1912 en Mirabel, hijo de madre soltera, «con lo complicado que era eso entonces» y que vivió, «no las dos, sino las cinco o seis Españas que se sucedieron» hasta que murió en 1999 en Plasencia, donde vive su hijo.

Fue recién alcanzada la mayoría de edad cuando fundó el Partido Socialista y la Unión General de Trabajadores en Mirabel. Corría el año 1931 y «era tan idealista que llamó a su primera hija Esperanza, la que veía en la segunda República».

De profesión, era zapatero porque «no había podido estudiar» y le gustaba leer Mundo Obrero, órgano de comunicación del Partido Comunista de España.

Preso por vender "prensa subversiva"

«Como les gustaba a varios amigos, les propuso pedir diez ejemplares y que los llevaran a la zapatería para que él se los repartiera. Por eso, por vender supuestamente prensa subversiva, le cogieron preso», explica su hijo.

Primero, le condenaron a muerte y después, a seis años y un día en prisión. Finalmente, enfermó y cumplió «cuatro o cinco, en las cárceles de Cáceres y Plasencia». Como ejemplo de lo que padeció en ese periodo, Teófilo señala que «tuvo incluso que comer carne de rata».

Con 29 años, salió de la cárcel y volvió con su familia, entonces, una mujer y tres hijos. Una vez que se recuperó de su enfermedad y de lo que le afectó estar en la cárcel, se marcharon a vivir a Plasencia, donde de nuevo abrió una zapatería, en la plaza del Salvador.

Carpo retomó entonces sus contactos con el PSOE y UGT, «con Pablo Castellanos, Ramón Rubial, con Ibarra después... Se vuelve a encender en él la llama de la libertad. Vuelve a militar y legalizar la UGT en Mirabel para después militar en Plasencia y llegar a ser el presidente de la agrupación local».

En ese tiempo, falleció su mujer, se volvió a casar y tuvo otros dos hijos, entre ellos Teófilo. Ya jubilado, su padre «forma con Jerónimo Ojalvo la Federación de Jubilados y Pensionistas de UGT» y finalmente, en 1999, «yendo a solicitar los papeles para emitir el voto por correo, le da un infarto». Para Teófilo, su padre era «un adelantado a su tiempo» y su vida de «sacrificio y lucha» queda reflejada en su libro, que presentará el martes, a las 20.30 horas en el parador, de la mano de Pedro de Trejo.