La Plasencia Abierta del año 2019 permitió abrir 8 edificios singulares de la ciudad al público y 300 personas los visitaron. Además, se ha organizado una versión online en la que los participantes enviaban sus vídeos compartiendo historias del edificio en el que viven y en el teatro Alkázar se celebró una gala de entrega de premios.

Todo ha formado parte de la red Come in del proyecto europeo Urbact, que acaba de finalizar. El concejal de Fondos Europeos, José Antonio Hernández, el técnico Luis Manuel Rodríguez y el coordinador del grupo local, Fernando Doncel, destacaron ayer el éxito de este proyecto, en el que han participado siete ciudades de países europeos y 9 asociaciones de la ciudad.

Este mes, ha finalizado el proyecto en Budapest, donde han acudido el alcalde, Hernández y una delegación del ayuntamiento. El concejal ha señalado que la intención es continuar abriendo espacios arquitectónicos en la próxima Plasencia Abierta y repetir la exposición Compartiendo Historias, de fotografías antiguas.