El alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro, lo tiene claro: "Nunca vamos a subir el IBI en un 150% a los propietarios de viviendas". Son sus primeras palabras sobre la futura ley de vivienda, acordada por el Gobierno en el marco de los Presupuestos Generales del Estado.

Precisamente, ha señalado que considera "sorprendente que un acuerdo que puede ser importante se lleve a efecto para cuadrar las cuentas, suena más a electoral que a ayudar al prójimo". De hecho, en su opinión, no será una ley "que ayude a quien tiene que pagar el alquiler y atenta contra la propiedad privada".

Respecto a la situación de Plasencia, Pizarro ha asegurado que no tiene los mismos problemas que otras grandes ciudades porque "no hay problema de precios, están en una media, aunque el problema está en el parque de viviendas en alquiler".

El alcalde ha señalado que, sin tener la ley aún en papel para poder consultarla, "no creo que sea una solución. Además, como mínimo no entraría en vigor hasta el 2023". Como daría potestad a comunidades y ayuntamientos para limitar los precios de los alquileres, ha insistido: "Yo no lo haré".