El gobierno local de Plasencia ha decidido dedicar el Postigo de Santa María a Antonio Luis Galán, vicario y párroco de San Miguel, que fue deán de la catedral entre el 2015 y el 2019.

El descubrimiento del azulejo con la dedicatoria tendrá lugar este sábado a mediodía. Galán es, según el alcalde, Fernando Pizarro, «un ejemplo de dedicación a los más vulnerables y de contribución al desarrollo de Plasencia».