Después de «más de doce años sin una promoción» de viviendas en Plasencia, el 2021 ha sido el año del despegue de la construcción y, actualmente, hay en torno a 200 inmuebles, entre unifamiliares y pisos, en marcha y otros en ciernes. Sin embargo, las perspectivas no son tan halagüeñas de cara al 2022 para el sector, que teme «morir de éxito».

Lo afirma el gerente de la Federación regional de la Pequeña y Mediana Empresa de la Construcción y Afines (Pymecon), José Luis Iglesias, quien señala que, en este año, «el arranque ha sido muy bueno» y se prevé que continúe por la llegada de los fondos de recuperación derivados del covid. Sin embargo, subraya tres «grandes retos» que van a hacer «complicado acometerlo todo».

Alude a la subida de los precios de los materiales y la falta de suministros y mano de obra cualificada. En el primer caso, señala que, si las promotoras tienen que pagar más por los materiales, por lógica ese alza de precios se va a trasladar al de la vivienda.

Pero un problema mayor supone la reducción de suministros, un «daño colateral provocado por la pandemia que no sabemos cómo va a evolucionar». Porque todo procede de Asia, origen también del covid.

Grado Medio en el IES Pérez Comendador

En cuanto a la mano de obra, Iglesias no entiende que, con la alta tasa de paro que existe, no haya demandantes cualificados. Lo achaca en parte a la "demonización" del sector y destaca que ya está muy mecanizado, por lo que «el trabajo no es tan físico y los salarios son muy dignos».

Por su parte, Pymecon está trabajando en mejorar la formación y, de hecho, colabora con el departamento de Edificación y Obra Civil del IES Pérez Comendador para poder implantar un nuevo Grado Medio el próximo curso centrado en los perfiles que demanda el sector. También seguirán trabajando para que, en la FP Dual, «se imponga» un modelo que dé prioridad a la formación práctica, en un 80%, frente a la teórica, un 20%, «al contrario que como está ahora».