El pasado jueves, el concejal David Dóniga advertía que el Ayuntamiento de Plasencia le había dado un plazo de un día a la empresa adjudicataria del mantenimiento de las escaleras y rampas mecánicas para volverlas a poner en funcionamiento, después de más de una semana paradas y "sin previo aviso". El edil señaló que, de lo contrario, se abriría un expediente sancionador. Cuatro días después, se han puesto en marcha la rampa y escaleras de subida y, según el ayuntamiento, se espera que esta semana estén funcionando también las de bajada.

Una solución en tiempo récord y que contrasta con lo explicado por el edil públicamente, ya que señaló que la empresa había presentado un presupuesto de 36.000 euros para arreglar los problemas que habían derivado en la parada y el ayuntamiento no estaba dispuesto inicialmente a asumir ese coste, por lo que pidió a la empresa un informe concreto de los aspectos a solucionar.