El vandalismo ha vuelto a la calle Talavera. En esta ocasión, lo ha sufrido un solo establecimiento, que ha amanecido este martes con la persiana de la puerta rota.

Se da la circunstancia de que el local, que acogió anteriormente una zapatería, está actualmente vacío, lo que no implica que el destrozo no haya supuesto un disgusto para su propietario.

La asociación de comerciantes de la calle ha lamentado este nuevo incidente, que se ha sumado a los que ya sufrieron en octubre, en que aparecieron varias cerraduras de puertas bloqueadas, sumado a pintadas en escaparates y manchas de orines y vómitos. Entonces, pidieron más presencia policial las noches de los fines de semana y ahora han vuelto a realizar públicamente la demanda, que trasladarán también por escrito al ayuntamiento, sobre todo porque temen que, con las fiestas que se avecinan, puedan repetirse.