A las doce de este lunes, Ciriaco Benavente Mateos, obispo emérito de Albacete, ha realizado la profesión de fe y el juramento de fidelidad que le han convertido en administrador apostólico de la diócesis de Plasencia, un cargo que desempeñará por segunda vez porque ya lo ocupó entre 1992 y 1994, como él mismo ha recordado en el acto que ha tenido lugar en el Obispado ante los miembros del Colegio de Consultores.

Con este juramento, Benavente ha iniciado su gobierno pastoral durante el periodo en que la diócesis permanezca sin obispo, tras la marcha de José Luis Retana, ya obispo de Salamanca y Ciudad Rodrigo y hasta la llegada de un nuevo prelado.

El administrador apostólico ha señalado que acepta el cargo "con profundo agradecimiento al Señor y también desde el recuerdo y afecto a Don José Luis (Retana) y, por supuesto, al Papa Francisco, que me da este nombramiento que yo ni he buscado, ni me ha apetecido, ni deseaba, pero acepto gustosamente". A la vez, ha mostrado su confianza en la curia y los trabajadores: "Cuento con la colaboración de todos vosotros y vamos a intentar llevar adelante esta tarea que el Señor me encomienda y nos encomienda a todos".