Kiosco

El Periódico Extremadura

INICIATIVA SOLIDARIA

Un viaje de 3.000 kilómetros desde Plasencia para ayudar a Ucrania

El placentino Santiago Sánchez ha hecho un viaje a Ucrania para llevar productos a los refugiados y traer a España a 32 de ellos. El Bordón ha colaborado y además ha donado 735 € para familias acogidas en la ciudad

Foto de familia con los refugiados ucranianos trasladados a España. EL PERIÓDICO

La imagen de un padre sufriendo con su hijo en brazos por la guerra en Ucrania impactó tanto al placentino Santiago Sánchez que en ese momento decidió que tenía que hacer algo para ayudar. «Estaba viendo las noticias y no pude resistir la imagen». Ahí comenzó un periplo que le llevó a recorrer 3.000 kilómetros hasta la frontera con Ucrania y volver con 32 refugiados que han logrado acogida en España. Todo gracias al apoyo de su mujer, amigos, familiares y al grupo senderista El Bordón.

Santiago, de 68 años, explica que lo primero que hizo fue contactar con su grupo de moteros, KTM 1290, quienes se sumaron a la iniciativa y se unieron «a un grupo ya organizado que iba a partir a Ucrania».

Además, como su mujer es senderista en El Bordón, pidió su colaboración y los socios se volcaron. Se lo comentó a Jesús Muñoz, presidente del colectivo, un lunes y el viernes ya tenía en su casa «más de mil kilos de ropas, muchas de abrigo, comida y en especial alimentación infantil y útiles. También productos sanitarios, pañales y medicinas en gran cantidad», señala Muñoz.

Santiago tuvo que desalojar su coche para que cupiera todo lo donado y así viajó hasta Toledo, donde había quedado con un amigo que tenía otro coche y un remolque. Al final, salieron ocho coches con destino a la frontera con Ucrania. «Salimos un viernes y llegamos el domingo, 3.000 kilómetros atravesando Francia, Alemania y Polonia», explica.

Una noche gélida con filas de refugiados

Allí «había almacenes que lo recogían todo», pero, tras descargar, Santiago quería ir a la frontera. Recuerda que era «una noche gélida, con filas de refugiados que iban con lo puesto y maletas donde llevaban sus cosas de valor. Nosotros las transportamos con carritos». Fue de vuelta a Polonia cuando recogieron a un grupo de 32 refugiados, con destino a Valencia y Santiponce. Había mujeres, niños y un hombre de 32 años, mecánico de profesión, que «había huido del Donbás con su mujer» y viajó con Santiago.

Ha mantenido el contacto con ellos y sabe que «están bien, dando clases de español», pero le gustaría encontrar trabajo para su compañero de viaje y que pudiera vivir en Plasencia con su mujer.

Se muestra «muy satisfecho» con la experiencia y por haber ayudado a personas «que huyen de una guerra absurda».

El placentino Santiago Sánchez, durante su viaje a Ucrania. EL PERIÓDICO

Ha contado con muchos apoyos, entre ellos el de los socios del Bordón. Su presidente ha contado que, una vez finalizado el viaje de Santiago, les sobraron 385 euros y decidieron que querían donarlos a alguna iniciativa relacionada con Ucrania.

Volvieron a hacer aportaciones y surgió la idea de donar el dinero a la parroquia de El Salvador para que el párroco lo hiciera llegar a refugiados ucranianos acogidos en la ciudad y el entorno. Al final, llegaron a reunir 735 euros, que ya han entregado al párroco «con la certeza de que sabrá administrarlo en favor de los refugiados ucranianos».

Compartir el artículo

stats