Veinte días han pasado desde que el restaurante La Isla de Plasencia ardiese en llamas tras haber entrado a robar en su interior sobre las seis de la mañana del día 22 de julio.

Este establecimiento, que contaba con una terraza junto al río, vivía su temporada alta de verano, siendo uno de los lugares más demandados de la ciudad en esta época estival en la que las temperaturas son tan elevadas.

Ayer día 10 de agosto, comenzaron a hacer la primera limpieza barriendo todo el suelo. El seguro se ha hecho cargo del siniestro y ha establecido diferentes partidas programadas en una limpieza previa, la segunda en retirar todas las estructuras y demoler el interior, una tercera consistente en levantar nuevamente las estructuras, una cuarta referida a la piedra del edificio que se le considera otra zona, y así sucesivamente hasta recuperar el restaurante tal y como se le conocía antes del catastrófico incidente.

José Luis Vidal, adjudicatario de este establecimiento de hostelería, explica que le gustaría reabrir su negocio lo antes posible y cree que podrán hacerlo el próximo mes, aunque solo la terraza exterior, dado que las estructuras no van a estar hechas en tan poco tiempo. Le preocupa cuando lleguen los meses de frío o las lluvias, puesto que no podrán trabajar al ser al aire libre. 

José Luis aúna sus fuerzas para conseguir volver a levantar este restaurante que, como dijo el alcalde Fernando Pizarro, es una referencia gastronómica y cuenta con un Solete de carretera de la Guía Repsol.