Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

TESTIMONIO

Afectado por los ruidos en Plasencia: "Voy a agotar las vías para ir al juzgado"

El dueño de cuatro apartamentos turísticos solo puede alquilar dos por las molestias que genera un local y en la calle. Tiene ya tres mediciones que avalan que se superan los decibelios permitidos

Apartamentos turísticos sobre una discoteca. Su dueño quiere ir al juzgado por los ruidos. TONI GUDIEL

El propietario de cuatro apartamentos turísticos ubicados justo sobre un local de ocio nocturno en la calle Clavero solo puede alquilar dos, pero los otros dos no debido a los ruidos que genera el local y se producen en la calle.

El empresario explica que ha dirigido escritos al ayuntamiento y contrató a una empresa homologada por la Junta de Extremadura para que realizara dos mediciones de ruidos en los apartamentos. Las dos concluyeron que superaban los 30 decibelios, llegaron «a 36», señala.

Aportó las mediciones en el ayuntamiento y cerraron el establecimiento. «Le pidieron medidas correctoras, la instalación de un limitador de sonido y una doble puerta en la de emergencia», explica. 

Como pensaba que, una vez que volvieran a abrir, se reanudarían los ruidos, encargó una nueva medición «y volvieron a incumplir». Afirma que el limitador «se puede manipular» y que, pese a las tres mediciones a su favor, el ayuntamiento le ha contestado señalando que es necesario hacer una cuarta, por una empresa homologada que contrataría el ayuntamiento.

Esta no se ha hecho porque, según afirma, el ayuntamiento le ha puesto un plazo, con lo que «al avisar al furtivo, los niveles de ruidos bajaron».

Cuarta medición

El empresario no entiende que se necesite una cuarta medición cuando las que él ha encargado las ha realizado también una empresa homologada, mientras que para abrir el local solo se necesitó una declaración jurada de un técnico sobre la insonorización.

Ha contratado al abogado de los vecinos que llevaron al juzgado a hosteleros de La Madrila en Cáceres y ha solicitado al ayuntamiento la incoación de un expediente sancionador para el local. Sin embargo, como la cuarta medición no se ha hecho, señala que el proceso está «en vía muerta. Entiendo que hay que hacer la prueba, pero ¿no puedo decidir yo el día?», se pregunta.

No obstante, afirma que va a intentar agotar la vía administrativa para irse al juzgado, que además, «sí contempla el ruido en la calle. El ayuntamiento se basa en la Ley del Ruido de 1997, que está obsoleta, pero, si sigue en su pasotismo, yo recurriré a la vía judicial», zanja.

Compartir el artículo

stats