Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

RESIDENTES DE SIETE CALLES SE REÚNEN CON INTERIOR Y LAS POLICÍAS

Vecinos del centro de Plasencia se unen frente a los ruidos: "Rogamos el derecho al descanso"

Estudian crear una asociación y recoger firmas porque «es un problema generalizado». Reclaman la prometida ordenanza y no más discotecas en el casco histórico

Reunión de vecinos del centro de Plasencia con Interior y policías por los ruidos. EL PERIÓDICO

Están hartos de no dormir por culpa de los ruidos y de soportar orines, vómitos, vandalismo y peleas y, por primera vez, se mueven unidos para protestar y para reclamar soluciones. Son los vecinos de las calles del centro de Plasencia donde hay locales de copas, que están estudiando crear una asociación de afectados por los ruidos y recoger firmas porque «esto ya es un problema generalizado en el centro».

Hasta ahora, las quejas han llegado en forma de llamadas a la policía y escritos en el ayuntamiento, tanto de vecinos a título particular como de la asociación Intramuros. Dado que el problema no se ha solucionado, un grupo de residentes de la calle Talavera, Cartas, Clavero y entorno se han reunido con el concejal de Interior, David Dóniga y mandos de la Policía Local y Nacional para exponerles sus reivindicaciones.

«Rogamos el derecho al descanso de nuestras familias, tipificado como un delito contra la salud pública», señalan en un escrito al que añadirán sus firmas.

Agradecen que, como ha anunciado el alcalde, se vaya a intensificar el control de las calles donde se producen más aglomeraciones y altercados con la colaboración de ambas policías, pero lo consideran «un parche» y lo que piden son verdaderas soluciones.

Así, recuerdan que Fernando Pizarro anunció en abril que se estaba trabajando en una ordenanza sobre ruidos, que ya tienen todas las grandes ciudades de Extremadura, pero seis meses después, «todavía no sabemos nada». Por eso han pedido que se acelere.

De 30 a 25 decibelios

Uno de los motivos es que estas ordenanzas establecen un límite de ruidos de 25 decibelios, mientras que en Plasencia está fijado en 30, afirman.

Además, quieren que se declare el centro como zona saturada de ruidos, de forma que no se permita la instalación de más locales de copas, sobre todo de aquellos que tienen un mayor horario de cierre. Para estos proponen que se les ubique en la zona del polígono, de forma que no se impida dormir a ningún vecino. «No queremos que cierren nada, sino que deriven locales a zonas no residenciales», señalan.

También van a pedir que se prohíba el uso de megáfonos a partir de las once de la noche y que la hora máxima de cierre los locales de ocio en el centro sea a las 3.30 horas.

Compartir el artículo

stats