La empresa que realiza la obra de los pabellones militares de Plasencia para su conversión en residencia de mayores ha solicitado una revisión de precios. Lo hizo en el mes de abril y el ayuntamiento aún no ha contestado, aunque, ayer en el pleno, el edil David Dóniga dijo que tiene derecho en base al Real Decreto que fija medidas excepcionales por las subidas de precios de los materiales.

Esta petición se suma a la de prórroga que había solicitado en marzo y se ha aprobado este miércoles en pleno, aunque solo con los votos del PP porque toda la oposición ha votado en contra.

Tanto el PSOE, como Unidas Podemos y Ciudadanos han criticado al gobierno local por la adjudicación de esta obra de 3 millones de euros a una empresa que estaba en baja temeraria pero recibió informe técnico positivo y que después pidió un reformado valorado en 460.000 que le fue concedido también.

Se han sumado otros gastos, como un informe del colegio de arquitectos y la contratación de un director de la obra, que en un informe ha señalado que ha sufrido robos y sabotaje

Con la prórroga, la residencia debería estar lista en febrero, pero ningún edil de la oposición duda que no será así porque además la empresa debe dinero a la que ha instalado los ascensores.