Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

CAMPAÑA DE LA QUE SE HAN BENEFICIADO UNA DECENA DE PERSONAS

El 95% de las personas que piden en la calle en Plasencia "tienen adicciones"

El intendente aconseja que «no se les dé dinero porque les obligan a estar en la calle". Policía y Servicios Sociales se unen para darles una salida, que es «voluntaria»

Policía Local de Plasencia y una persona pidiendo en la calle. TONI GUDIEL

Este verano, se produjo en Plasencia un aumento de las personas que viven en la calle. «Con la llegada de mayor turismo, hubo un efecto llamada, ligado también a la crisis económica de los últimos meses», en palabras del edil de Interior, David Dóniga. Por eso, la Policía Local y los Servicios Sociales decidieron unirse para ofrecer una solución de vida a estas personas.

Lo primero que hizo la policía fue un trabajo de localización, seguido de un «conocimiento personalizado de cada caso» para después centrarse en la búsqueda de recursos. Todo de manera «voluntaria» por parte de la personas sin hogar, como ha recalcado la responsable de los Servicios Sociales, Beatriz Clemente.

Como resultado, el intendente, Enrique Cenalmor, ha señalado que «más del 95%» de las personas que piden dinero en la calle «tienen adicciones graves» y lo que quieren es «conseguir cuatro euros para ir a comprarse una dosis, es una realidad».

Presentación de la campaña por las personas sin hogar de Plasencia. TONI GUDIEL

Por eso, ha mandado a la ciudadanía el mensaje de que «no se les dé dinero porque así les obligan a estar en la calle». Además, ha dejado claro que «nadie pasa hambre en esta ciudad, comida tienen» y, de hecho, el propio intendente ha comprobado que el comedor social de Cáritas da una media de 22 a 24 comidas diarias, entre ellas a estas personas de la calle.

Cenalmor considera que este trabajo que se intensificó en el mes de septiembre y que continuará de cara a las lluvias y el frío «se ha hecho bien» y ha destacado que muchas de estas personas «quieren ayuda, piden estar en un centro cerrado porque no pueden trabajar y la mayoría reciben metadona».

Algunos sin DNI ni médico

También ha dejado claro que «son seres humanos, con inteligencia y se puede hablar con ellos». De los casos que han encontrado, señala que algunos no tenían DNI ni médico. Incluso uno «tenía una lesión física y llevaba sin ir al médico dos años, ahora ya tiene médico».

Reconoce eso sí, que hay algunos que acaban en la delincuencia y, de hecho, de los 20 que había en las calles durante el verano, 5 han sido detenidos, algunos por presuntos robos dentro de vehículos y se ha conseguido derivar a centros de reinserción o rehabilitación a un total de 10, mientras que 2 están a la espera.

Desde Servicios Sociales, Clemente ha explicado que se hace un itinerario individualizado y también es posible pagarles un alquiler hasta seis meses, aunque la primera opción es que vayan al CAT, pero también se les busca ingresos para que encuentren trabajo y una vida autónoma. 

En el CAT hay plazas libres y "un mínimo de normas"

Desde el Centro de Acogida Temporal, Iván Torres señala que, si las personas que aún están en la calle «quieren venir, hay plazas». Eso sí, recuerda que hay un protocolo covid establecido y en el centro hay «un mínimo de normas» que cumplir y se concibe como parte de un proyecto de media y larga estancia para reinsertarse en la sociedad. Por eso, considera que es necesario en la ciudad «crear recursos más específicos, de emergencia», para personas que necesiten alojamiento y atención durante una noche o un periodo corto.

Compartir el artículo

stats