JOVEN INFLUYENTE Y ASESOR DEL MINISTERIO

Federico Bueno, de Plasencia: "La tecnología va mucho más rápido que la justicia"

Con 37 años, Federico Bueno de Mata acaba de ser nombrado Catedrático de Derecho Procesal de la Universidad de Salamanca

Su línea investigadora se centra en cómo probar los delitos de odio que se cometen por medios electrónicos

Federico Bueno, de Plasencia, que ha obtenido la cátedra de Derecho Procesal en Salamanca.

Federico Bueno, de Plasencia, que ha obtenido la cátedra de Derecho Procesal en Salamanca. / EL PERIÓDICO

Raquel Rodríguez Muñoz

Raquel Rodríguez Muñoz

Federico Bueno de Mata, de Plasencia, acaba de conseguir, con 37 años, una plaza de Catedrático de Derecho Procesal de la Universidad de Salamanca, tras ganar una oposición en la institución salmantina. Sus trabajos de investigación se han centrado en el impacto de la tecnología en el derecho procesal y trabaja actualmente en los delitos de odio y cómo probarlos, lo que, junto a la organización de un foro sobre Derecho y Nuevas Tecnologías, le han hecho entrar en la lista de los 35 jóvenes más influyentes de la revista Lawyerpress y participar como investigar principal en un proyecto del Ministerio de Justicia, al que además asesora.

Bueno se muestra orgulloso de sus logros, el último, la cátedra, porque obtenerla «no es habitual a esta edad». No obstante, subraya que «la juventud no tiene que estar reñida con el mérito académico».

Federico Bueno, de Plasencia, en el acto de obtención de la cátedra.

Federico Bueno, de Plasencia, en el acto de obtención de la cátedra. / EL PERIÓDICO

Además, también le enorgullece que lleva «por bandera el nombre de Extremadura y Plasencia» y, de hecho, comenta que sus alumnos universitarios, muchos de ellos placentinos, le dicen «que no se me ha quitado el acento».

En Plasencia, pasó por el colegio Alfonso VIII y, después, por el IES Gabriel y Galán, siempre con buenas calificaciones. Cuando llegó a Bachillerato, dudó entre dedicarse al Derecho, la Psicología y el Periodismo, es más, trabajó en Radio Plasencia Centro una temporada y, además, le gusta el teatro y dirige el grupo teatral de su facultad.

Pero finalmente se decantó por el Derecho, que le viene de familia porque su abuelo es el abogado Federico Bueno Domínguez y tiene un tío también abogado y una tía jueza. Como muchos placentinos, optó por Salamanca y por la universidad pública, en la que se licenció en el 2008. 

Después hizo un máster de abogacía y un programa de doctorado con una tesis sobre la prueba electrónica (a través de correo, aplicaciones...)

Acabó con Sobresaliente Cum Laude y con un Premio Extraordinario de Doctorado en la universidad en la que ha forjado su trayectoria profesional.

Placentino y joven jurista influyente

Tras obtener acreditaciones de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación, trabajó de ayudante doctor y contratado doctor hasta que obtuvo la plaza de la primera.

Entre tanto, fue elegido por la revista del ramo Lawyerpress como uno de los 35 juristas menores de 35 años más influyentes del país. Su elección se debió a que, desde hace doce años, dirige un foro sobre Derecho y Nuevas Tecnologías que une «a expertos y a jóvenes investigadores» en estas materias.

Esta ha sido precisamente, su principal línea de investigación a lo largo de su vida académica, enfocada principalmente a los delitos de odio. Bueno subraya que, «en los últimos tres años, ha aumentado un 22% la incidencia en redes sociales», sobre todo contra las personas LGTBIQ+ y también de xenofobia.

"Necesitamos una reforma urgente del tratamiento jurídico de los delitos de odio"

Su investigación recoge cómo se prueba y cómo se investigan estos delitos y sus conclusiones son claras: «Necesitamos una reforma urgente del tratamiento jurídico de estos delitos». ¿Por qué? «Porque el tratamiento procesal de la prueba electrónica no es efectivo, falta muchísimo por hacer porque la tecnología va mucho más rápido que la justicia».

Bueno asesora al Ministerio de Justicia en estas áreas y también ha sido el investigador principal en un proyecto del Ministerio. Ahora, sobre la Inteligencia Artificial, avisa: «legislamos en caliente y hay que ser más visionario».

Suscríbete para seguir leyendo