SE RECUPERA EN SU DOMICILIO FAMILIAR DE ZARAGOZA

El obispo de Plasencia, operado y de baja

Tenía una dolencia en el sistema digestivo desde hace varios meses

El obispo de Plasencia, que ha sido operado y descansa en el domicilio familiar.

El obispo de Plasencia, que ha sido operado y descansa en el domicilio familiar. / TONI GUDIEL

Raquel Rodríguez Muñoz

Raquel Rodríguez Muñoz

El obispo de Plasencia, Ernesto Jesús Brotóns, ha sido intervenido quirúrgicamente con éxito de una dolencia que venía arrastrando en el sistema digestivo durante los últimos meses.

La operación, la extirpación de la vesícula, ha tenido lugar esta semana en Zaragoza y el prelado ya ha sido dado de alta, con lo que "descansa en su domicilio familiar, recuperándose satisfactoriamente", según ha comunicado el Obispado.

Aun así, sigue de baja médica, por lo que se ha visto obligado a variar su agenda, que "retomará lo antes posible". Como ejemplos, este jueves no ha podido presidir la celebración eucarística en Belvís de Monroy y este sábado tampoco podrá estar presente en la eucaristía del santuario de la Virgen del Puerto. El resto del trabajo pastoral, reuniones y celebraciones, quedará pendiente de cómo vaya evolucionando.

Según ha manifestado el propio prelado esta semana, su intención es permanecer unos días en Zaragoza para después trasladarse a Plasencia e ir retomando su agenda poco a poco.