Reagrupación de tres edificios

El nuevo colegio San Miguel de Plasencia estará listo para el próximo curso

La previsión de la Junta es que «las obras terminen en plazo», más de dos años y medio después de iniciarse

La asociación de padres y madres lo aplaude: «Es un lujo»

El nuevo colegio San Miguel de Plasencia estará listo para el próximo curso.

El nuevo colegio San Miguel de Plasencia estará listo para el próximo curso. / TONI GUDIEL

Raquel Rodríguez Muñoz

Raquel Rodríguez Muñoz

Un colegio y tres edificios, uno para Infantil, otro para los alumnos de primero a tercero de Primaria y uno más para los alumnos de cuarto a sexto. Todos podrán comenzar ya el próximo curso en el nuevo colegio San Miguel Arcángel de Plasencia, formado por dos edificios ubicados en una nueva parcela, uno de nueva construcción y el más moderno de los tres, el de los escolares de cuarto a sexto.

Así lo ha confirmado la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura: «La previsión es que las obras terminen en plazo y que el curso pueda iniciarse en el nuevo centro».

Aun así, el plazo dista mucho del previsto inicialmente porque los trabajos han pasado por diferentes retrasos. La obra comenzó en noviembre del 2021 y el plazo de ejecución era de 18 meses, con lo que debería haber terminado hace un año, en mayo del 2023.

Sin embargo, todavía no ha finalizado y ya han pasado 30 meses. Además, de los 1,9 millones por los que se adjudicó, ha pasado a costar 2,4 debido a un modificado del proyecto con un alza del presupuesto, que solicitó la empresa y concedió la Junta.

Entre medias, una petición de revisión de precios, otra de ampliación del plazo de ejecución de 8 meses, hasta el 23 de diciembre pasado, y una última, hasta esta primavera.

La reagrupación de los tres edificios en un nuevo centro ha sido el caballo de batalla de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos, que incluso salieron a manifestarse cuando las obras pararon, antes de las Navidades del 2021.

Ahora, ante la noticia de que el curso podrá iniciarse ya en el nuevo colegio, se han mostrado «contentos y esperanzados», aunque sin confiar del todo porque «han pasado tantas cosas... Esperamos que de verdad se pueda empezar».

Piden mejoras en el edificio antiguo del colegio placentino

Porque para los padres y madres, el hecho de no tener que llevar a los hijos a diferentes edificios o que los niños no tengan que «darse caminatas por el barrio» para ir del comedor escolar o el aula matinal a su clase correspondiente es «un lujo, una maravilla».

Cuando empiece el curso, el alumnado de Infantil recibirá las clases en el edificio de nueva construcción, mientras que el que ahora acoge a los alumnos de cuarto a sexto de Primaria se ocupará con tres cursos más, con lo que servirá para toda la Primaria.

Esto es algo que preocupa a los padres, ya que pasará a ser el edificio antiguo, que no se ha tocado en este tiempo porque no entraba en el proyecto.

Dado que, de tener unos cien alumnos, pasará a recibir a casi 300, los padres piden que Educación actúe en su mantenimiento porque la carpintería y los cerramientos son antiguos. «Son de los años 80 y las persianas, puertas y ventanas están mal. Este curso ha habido problemas con la calefacción, que se va por todas partes».

Por eso, les gustaría que la Junta aprovechara el verano para darle un repaso al edificio, de forma que «esté en condiciones porque va a acoger a muchos más alumnos», señala el Ampa.

Preocupación por los accesos al colegio placentino

Por otro lado, también les preocupan los accesos. Según explican, los niños de Infantil entrarán por el camino que va a la vía verde y los de primero a sexto de Primaria, por la entrada principal

«Llevamos años pidiendo que nos habiliten unas entradas más seguras porque la acera no llega hasta la puerta, la gente aparca donde quiere y ahora se van a multiplicar los niños que pasen por allí», junto a una vía de tráfico de salida de Plasencia, con bastante circulación.

El ayuntamiento ya ha mantenido reuniones con el centro y la Policía Local está al tanto de la petición y diseñando una mejora de los accesos para aumentar la seguridad en la zona.

Tanto el colegio como los padres esperan que la solución esté lista para el inicio del curso en septiembre y que las clases puedan desarrollarse sin problemas en las nuevas aulas, con la dotación debida de mobiliario y materiales. «Ya era hora», afirman.

Suscríbete para seguir leyendo