Fin de fiesta

Adiós a una feria de Plasencia sobresaliente

Una noche de éxito con Paco Santos y un ferial con lleno en las atracciones y casetas ha puesto el broche de oro a la feria

Este domingo, ha primado el descanso y, para rematar, la corrida de rejones, que ha terminado, de nuevo con una salida a hombros

Hoy será el día del niño en el recinto ferial

Raquel Rodríguez Muñoz

Raquel Rodríguez Muñoz

La gran mayoría de los que se han quedado en Plasencia para disfrutar de la feria le han puesto una nota: sobresaliente. Como se esperaba, la noche del sábado fue la más multitudinaria y ha dado paso a un domingo en el que buena parte de los placentinos han aprovechado para descansar y otros no han querido faltar al segundo festejo taurino, el de rejones.

De nuevo, ha sido un espectáculo que ha terminado con la salida a hombros de Pablo Hermoso de Mendoza, que se despide este año, el extremeño Leonardo Hernández y la portuguesa Lea Vicens.

Salida a hombros de los tres rejoneadores de la feria de Plasencia.

Salida a hombros de los tres rejoneadores de la feria de Plasencia. / TONI GUDIEL

Esta ha sido la triunfadora, al cortar dos orejas a su primer toro y una al segundo, un total de tres. Hermoso y Hernández han logrado una con cada uno de sus toros.

En una plaza con más de media entrada, han despertado los oles, aplausos y ovaciones del público gracias a sus aciertos en la lidia y los bailes con sus caballos.

Antes de su último toro, Hernández ha invitado a Hermoso al ruedo para mostrarle su admiración y cariño por los momentos vividos, primero con su padre y luego con él.

Día del niño en la feria de Plasencia

Así ha terminado el programa elaborado por el ayuntamiento, aunque aún este lunes, todavía se podrá acudir al ferial para el día del niño, con atracciones a precios más bajos de los en torno a 5 euros que han costado en esta feria.

No obstante, esto no desanimó el sábado a placentinos y foráneos, que llenaron el recinto ferial, en un constante goteo de idas y venidas, con colas en algunas atracciones y también en los puestos de venta de comida o de juegos.

Las casetas, las tres de adultos y la de la peña El Rebujito, vivieron su mejor noche, con lleno hasta la bandera en las primeras y, en la plaza Mayor, Paco Santos volvió a dar un espectáculo para no olvidar, con un viaje a los 80 y 90 que muchos compaginaron con el tributo a Extremoduro de Pedrá en la plaza de San Nicolás. En suma y cerrando con palabras del pregonero que abrió la feria, Adelardo Rodríguez: «Lo que realmente importa es la pasión con la que vivimos cada momento».