El 2020 -un año difícil para todo el mundo- llega a su fin y con él se aproximan las fiestas navideñas, un tiempo en el que los niños y las niñas viven con una especial significación estas fechas, pese a las limitaciones derivadas por la pandemia de covid-19. El comportamiento de la infancia durante el confinamiento y las restricciones posteriores ha sido ejemplar, algo que a buen seguro será recompensado por sus Majestades de Oriente. Y qué mejor regalo para ellos y ellas que libertad de elección y recibir juguetes que fomenten la imaginación, la creatividad, la cooperación, el respeto y la tolerancia, alejados de violencias y de estereotipos tradicionales que los segregan en universos con roles sociales diferenciados y desigualitarios. Se trata así de dar más pasos firmes para conseguir una igualdad de género real e intergeneracional, y para ello es fundamental iniciarlo desde edades tempranas.

Con estos mimbres, la Delegación de Igualdad del Ayuntamiento de Mérida puso en marcha a comienzos de diciembre una iniciativa educativa dirigida a la ciudadanía sobre el fomento de los juegos y juguetes no sexistas ni violentos, que resalta la importancia de dar libertad a niñas y niños en sus elecciones de juegos y juguetes, ante la cercanía de la Navidad y el incremento sustancial de encargos y compras de juguetes infantiles.

Los juguetes están también cansados de seguir patrones repetitivos que acortan las ideas para crear un mundo libre, donde el juego y la ilusión sean verdaderamente los protagonistas. ¿Qué pasaría si el Soldadito de Plomo quisiera ser cocinero, o si una Muñeca no quisiera llevar un vestido y le gustara jugar con niños y niñas, al igual que el Osito? Estos juguetes y sus roles toman vidaen la videocreación educativa desarrollada por el Ayuntamiento de Mérida dentro de la campaña ‘Mérida, territorio de igualdad’.

Estos vídeos, creados desde la Asociación Extremeña de Comunicación Social (AECOS), nos ilustran que no hay ni juegos ni juguetes destinados a un sexo concreto pese a que, en los catálogos, las revistas, la televisión, la publicidad o internet, nos bombardeen con lo contrario. Estos audiovisuales ya pueden visualizarse en las redes sociales del ayuntamiento emeritense, así como en su página web y en la plataforma educativa ‘Rayuela’. De hecho, ya se han empleado con alumnado en varios centros educativos de la capital autonómica.

La maestra María Luisa Dávila, directora del CEIP Bilingüe ‘Ciudad de Mérida’, resalta la importancia de esta campaña y afirma que, como profesional con treinta y dos años de experiencia, ha defendido siempre que el juego, el juguete, el deporte..., cualquier actividad lúdica, debe basarse en el respeto a la elección que cada menor haga. Además, alerta esta docente sobre los juegos y juguetes que fomentan la violencia, pues sus consecuencias pueden ser importantes y trágicas, «y las estamos viviendo en el día a día».

María Luisa Dávila es una mujer comprometida y ve necesarias acciones como esta, pero recomienda tenerlas presente siempre, y en todos los sectores de la sociedad: en las casas, las escuelas, los comercios... En un ámbito más personal, recomienda que «aprovechemos nuestro tiempo, que es irreversible, para jugar con nuestros niños y niñas de forma creativa y respetando sus elecciones».

Las ampas (asociaciones de madres y padres de alumnado), que trabajan mano a mano con los centros educativos, son otro de los vectores importantes de esta campaña. Flor Calle, presidenta de la AMPA del CEIP Bilingüe ‘Ciudad de Mérida’, ve «primordial educar a nuestros hijos e hijas a través de los juegos y no solo en estas fechas». Pone en valor una técnica muy de moda, la gamificación, basada en el juego como medio para enseñar valores y conocimientos. Flor Calle destacaque las madres y los padres tienen un gran papel a la hora de romper los estereotipos de los juegos y de los juguetes, pero la publicidad también influye en la elección de estos en la infancia. Ve importante que se «eliminen contenidos sexistas de cualquier tipo de anuncio o información que les llegue a los menores, y que se promuevan relaciones de igualdad y se promocionen otros juegos, sobre todo los llamados neutros», como deportivos (bicicletas, patines…) o formativos (de ciencias, matemáticas, de inglés…).

Para Calle, en esta época, las familias tienen una gran labor, compleja a veces: «Tenemos el trabajo de hablar con sus majestades los Reyes Magos y con Papá Noel, e intentar llegar a un acuerdo: y que, de todos los regalos que han elegido, les lleguen los más adecuados».

No solo los juguetes son importantes en la educación de la infancia, también lo son los juegos. Por ese motivo, el Ayuntamiento de Mérida ha apostado por la instalación de circuitos urbanos ilustrados de psicomotricidad para que la población más pequeña pueda desarrollar sus habilidades motrices, expresivas y creativas, a partir del cuerpo y la mente, de manera libre y no sexista. Tienen una superficie de unos 50 metros cuadrados y están ya ubicados en diferentes puntos de la ciudad, como el parque de las Siete Sillas y el parque de la Rambla, aunque en un futuro, según cuenta la delegada de Igualdad de Género del Ayuntamiento de Mérida, Ana Aragoneses, se quieren situaren otros enclaves. Su objetivo, en palabras de Aragoneses, es «fomentar el juego al aire libre, de forma autónoma», de tal modo que permita que niñas y niños crezcan y se desarrollen con naturalidad y con salud, así como estimular el juego libre.

Esta es otra de las decisiones adoptadas por la Delegación de Igualdad, englobadas bajo el lema ‘Regala imaginación, respeto, tolerancia... Da paso a juegos y juguetes no sexistas y no violentos’. Todo ello con un fin primordial: sensibilizar y concienciar a la población en general sobre la necesidad de eliminar el contenido sexista y violento de muchos juegos y juguetes, y contribuir así al desarrollo de actitudes y comportamientos pacíficos, de cooperación, respeto a las diferencias, a la diversidad, y de relaciones de igualdad entre niñas y niños.

Junto a los vídeos y los circuitos urbanos de psicomotricidad, se ha elaborado cartelería (distribuida por colegios, centros comerciales, jugueterías, pantallas urbanas y otros enclaves de la ciudad), una cuña de radio (emitida, entre otras emisoras, en Radio Fórum) y anuncios de publicidad, que podrán verse en la prensa regional hasta el próximo mes de enero.