Prevenir no es curar. Pero una dieta saludable y rica en frutas, hortalizas, legumbres y frutos secos puede reducir el riesgo de sufrir determinadas enfermedades, el cáncer incluido. El cáncer es una enfermedad multifactorial.