El Ayuntamiento de Plasencia ha prohibido el acceso de autocaravanas a los aparcamientos públicos de la ciudad y ha puesto las primeras multas a los propietarios de las que se han saltado la prohibición. Según ha explicado Fernando Pizarro, hay ya un total de nueve denuncias por saltarse las medidas de confinamiento decretadas por el Estado.

El objetivo es no tener este tipo de vehículos en la ciudad porque se trata de medios de transporte utilizados para el turismo y podrían contribuir a la propagación del coronavirus y por tanto, chocan con las medidas de protección hacia los ciudadanos que se están llevando a cabo.