La lucha contra la pandemia

Un estudio detecta reacción a las vacunas de Pfizer y Moderna en el 1,6% de alérgicos

El Gregorio Marañón desarrolla un protocolo que permite detectar en 15 minutos si los pacientes serán sensibles a los inyectables

Un estudio detecta reacción a las vacunas de Pfizer y Moderna en el 1,6% de alérgicos

Un estudio detecta reacción a las vacunas de Pfizer y Moderna en el 1,6% de alérgicos

EL PERIÓDICO

Solo el 1,6% de los sanitarios con alergias graves participantes en un estudio del Hospital Gregorio Marañón de Madrid sufrieron una reacción a los componentes de las vacunas contra el coronavirus de la tecnología mRNA (ARN mensajero) en la que se basan Pfizer y Moderna. Se trata del primer trabajo publicado a nivel mundial sobre un estudio alergológico realizado previamente a la inoculación de las vacunas frente al covid-19, según señala el Gregorio Marañón en una nota de prensa.

En el estudio participaron 186 profesionales mediante un cuestionario dirigido y elaborado por el Servicio de Alergología. "El 99,22% de los inoculados toleraron las administraciones de las vacunas" y una única paciente con "asma bronquial grave" sufrió una reacción "inmediata" a los diez minutos de recibir la dosis y fue controlada en el Hospital de Día de Alergia. Con los resultados obtenidos del estudio alergológico, se desaconsejó recibir la dosis de la vacuna a menos del 2% de los participantes.

Los participantes son profesionales que cuentan con antecedentes de anafilaxia, asma grave, urticaria o angioedema grave, o síndrome de activación mastocitaria y pertenecen al personal de centros sanitarios "por ser uno de los primeros colectivos a los que se ha comenzado a vacunar por su alto riesgo de exposición al SARS-CoV-2".

Análisis antes de la inyección

El hospital señala que este protocolo es útil para "discriminar" a los pacientes alérgicos graves y demuestra la necesidad de realizar en ellos un "estudio alergológico dirigido" antes de la inoculación de la dosis. "Tras realizar las pruebas cutáneas (...) en apenas 15 minutos se puede saber si los pacientes presentan alguna sensibilización a los componentes de las vacunas", señala José Manuel Zubeldia, jefe del Servicio de Alergia del Gregorio Marañón.

Si la prueba es negativa, se procede a administrarles la primera dosis de la vacuna y se marchan tras 30 minutos de espera si no tienen ningún tipo de reacción. "En los pacientes que den positivo en las pruebas cutáneas no se procederá a la vacunación, en espera de nuevas vacunas", aclara Zubeldia. Este procedimiento se está haciendo extensivo al personal sanitario de los once centros de Atención Primaria de la zona básica de salud del hospital.