El hombre más rico del planeta, Jeff Bezos, ha cerrado su primera aventura espacial con un anuncio totalmente inesperado. El magnate estadounidense ha creado un nuevo galardón para premiar "a las personas que unen" y que dedican su vida a ayudar a los demás. El reconocimiento, bautizado como 'Courage and Civility Award' y valorado en 100 millones de dólares, ha sido entregado este mismo martes a dos personalidades que, en palabras de Bezos, han "inspirado al mundo con sus acciones": el activista por los derechos civiles y abogado Van Jones, y el cocinero español José Andrés, famoso por sus campañas solidarias para alimentar a los afectados por catástrofes naturales.

El galardón ha llegado de manera totalmente inesperada. De hecho, Bezos ha anunciado su entrega momentos antes de terminar la rueda de prensa sobre el vuelo espacial de Blue Origin. "No sé en qué invertirán este dinero pero estoy seguro que harán muchas cosas buenas con él", ha afirmado el magnate estadounidense mientras entregaba el reconocimiento. Tanto Van Jones como José Andrés se han mostrado visiblemente emocionados al recibir el premio, equivalente a 85 millones de euros. Según ha anunciado Bezos, los galardonados podrán escoger si dedicar el dinero a sus propias oenegés o si, por el contrario, prefieren donarlo a otras entidades benéficas.

"Estoy muy agradecido por este premio. Este premio no puede alimentar el mundo, pero es el principio de un nuevo capítulo para nosotros. Nos permite pensar más allá del siguiente desastre natural", ha declarado el cocinero asturiano, que desde el año 2010 ha llevado comidas y auxilio a varias poblaciones afectadas por terremotos, tsunamis y huracanes. "World Central Kitchen, mi oenegé, surgió de una idea muy simple pero muy poderosa. La comida puede cambiar el mundo. Un plato de comida es un plato de esperanza. Y un plato de comida es la manera más efectiva de restaurar vidas y comunidades destruidas", ha comentado el chef desde la base espacial de Blue Origin, en Texas, junto a los cuatro astronautas recién regresados a la Tierra.

Durante su discurso de agradecimiento, el cocinero español afincado en Estados Unidos mencionó que su oenegé quiere ir mucho más allá en su lucha contra la hambruna global. José Andrés, de hecho, ha mencionado la urgente necesidad de actuar contra la crisis climática y la escasez alimentaria provocada por la crisis ecológica. También ha recordado que la pobreza no solo se mide con la falta de alimentos, sino que también afecta a cosas tan sencillas como no tener un plato limpio sobre el que comer o una olla limpia en la que cocinar. "Estos son problemas que todavía afectan a tres mil millones de personas en todo el mundo. Sobre todo mujeres", ha recalcado.