En los últimos meses un juego de palabras inunda las redes sociales y se ha convertido en una de las tendencias virales más destacadas en lo que va de año. Se llama Wordle, y aunque su versión original fue en inglés, su éxito mundial se ha encargado no solo de que se extienda a todos los idiomas, sino que además se han ido creando imitaciones con temáticas como, por ejemplo, de Pokémon o Eurovisión. Se ha llegado incluso a crear su versión numérica (Nerdle) y también hay versiones adaptadas a zonas geográficas, categoría en la que Extremadura no iba a ser menos.

¿Cómo se juega?

El pasatiempo consiste en adivinar una palabra oculta de cinco letras en seis intentos como máximo. Al abrir aparece una cuadrícula que hay que rellenar con letras para formar dicho término. Las letras irán dando pistas de la palabra final. Si una letra sale en gris oscuro, significa que la palabra no la contiene; si el color es amarillo es que sí está esa letra, pero no en la posición correcta y si la letra aparece en verde es que está bien colocada. Por lo que, cuando todas las letras estén verdes, será la palabra definitiva. Tan sencillo como adictivo

Captura de cómo jugar al Wordle. El Periódico

Una vez desvelado el término, hasta que no pasen 24 horas no se podrá volver a jugar. Hay una palabra diaria.

Tan adictivo como sencillo, su versión en español ya va por su reto número 49. La extremeña se lanzó hace unas pocas semanas, ¿cuál será la palabra relacionada con la región de este jueves?

La historia

Este entretenimiento fue desarrollado por el programador e ingeniero Josh Wardle. El fundador, realizó un juego de palabras entre word (cuyo significado es palabra en inglés) y su propio apellido. En principio lo ideó por simple ocio personal y más tarde lo difundió entre conocidos. Su éxito fue tal que meses más tarde sus derechos fueron adquiridos por un millón de dólares por el periódico The New York Times.