Los toros de la ganadería gaditana de Núñez del Cuvillo han abierto el primer encierro de los Sanfermines de 2022 con una carrera rápida, de 2.35 minutos, y emocionante, con momentos de tensión, como el vivido en la entrada a la plaza, donde se ha formado un montón de corredores.

Puntual, a las ocho de la mañana, 1.089 días después del último encierro celebrado en Pamplona, el 14 de julio de 2019, la manada ha partido de los corrales de Santo Domingo agrupada y encabezada por los cabestros, aunque enseguida los toros han tomado el mando, lo que ha propiciado bonitas carreras de los mozos.

Sin heridas por asta de toro

Cinco corredores han sido trasladados al Hospital Universitario de Navarra con traumatismos y contusiones tras el primer encierro, en el que no se han registrado heridas por asta según las primeras informaciones.

Uno de los heridos es un hombre mayor de 25 años, con una contusión craneal por caída que ha sufrido en la zona de Espoz y Mina.

Otro herido es un menor de 18 años, que ha sufrido una contusión con deformidad en el brazo derecho originada por una caída en el Ayuntamiento.

En tercer lugar, ha sido trasladado un hombre mayor de 25 años desde Estafeta por un pisotón en la pierna con contusión con deformidad, en estado consciente.

Finalmente, se han producido otros dos traslados por contusiones desde la enfermería de la plaza de toros.

Los Núñez del Cuvillo, en su undécima participación en los encierros de Pamplona, han mostrado un comportamiento noble en una carrera en la que se han producido numerosas caídas.

Nervios y emoción

Los nervios y la emoción eran palpables minutos antes de que se lanzara el cohete anunciador del inicio del encierro, con unos corredores que se han reencontrado tras dos años de suspensión de las fiestas por la pandemia y que han podido saludar de nuevo a los pastores.

Tras los preceptivos cánticos a San Fermín, los mansos han guiado a los toros hasta el contacto con los corredores, que este año se ha adelantado diez metros. En este primer tramo, de Santo Domingo, el encierro ha transcurrido con limpieza, con la torada agrupada y con alguno de los astados barriendo hacia la izquierda.

Así ha llegado la manada al tramo del Ayuntamiento, a gran velocidad y con los toros definitivamente al mando del grupo, que ha atravesado así también la calle Mercaderes, hasta llegar a la curva de Estafeta, donde la manada ha chocado contra el vallado, aunque sin llegar a caer al suelo.

En la calle Estafeta es donde se han visto las mejores carreras de los mozos que, pese a la gran velocidad de la torada, han encontrado huecos ante las astas en una manada estirada y encabezada por cuatro toros.

La rapidez a la que iban los toros ha hecho que en este tramo se hayan producido numerosas caídas de corredores e incluso algún pequeño montón.

Uno de los toros ha chocado contra el vallado de la parte derecha del tramo de Telefónica, mientras se iban congregando numerosos corredores en la entrada a la plaza, lo que ha hecho que se produjera una aglomeración de mozos ya en la arena del coso, aunque sin mayores consecuencias.

La manada ha entrado poco a poco y sin mayores dificultades a los chiqueros de la plaza, que este 7 de julio celebra su centenario con una corrida mixta, poco habitual en Pamplona, en la que actuará el rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza y los diestros Morante de la Puebla, El Juli y Roca Rey.