Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

Feria taurina

Gran corrida de toros en Zafra

Juanito indultó y Roca Rey llegó sobremanera a los tendidos, aunque fue Morante de la Puebla quien sublimó el toreo con alegría en la plaza

Juanito y Roca Rey salen, ayer, a hombros de la plaza de toros de Zafra. EFE / JERO MORALES

Con una corrida de Álvaro Núñez, procedencia de Cuvillo, tan justa de presentación como sobrada de clase y bravura por parte de varios astados, en Zafra se vivió este sábado una gran tarde de toros, con alegría en los tendidos y sumo interés en el ruedo. Juanito indultó, Roca Rey llegó sobremanera a los tendidos aunque fue Morante de la Puebla quien sublimó el toreo.

Lo del sevillano es algo único y muy especial. Era el cuarto un astado chico, abrochado de pitones y sin morrillo. Zafra es plaza de tercera categoría. Resultó bruto de salida pero Morante lo fue atemperando y resultaron magníficas algunas verónicas, muy lentas, y primorosa la media de frente de remate.

FICHA DEL FESTEJO

GANADERÍA: Seis toros de Álvaro Núñez, chicos y justos de presencia, pero reunidos casi todos, salvo el primero. Deslucido el primero; manso pero manejable el segundo; bravo y enclasado el tercero, fue indultado; noble el cuarto; bravo el quinto, se le dio la vuelta al ruedo; noble y de mucha clase el sexto.

LOS DIESTROS: Morante de la Puebla, de tabaco y bordado en hilo blanco: Estocada (Saludos); dos pinchazos y estocada (Saludos).

Roca Rey, de blanco y oro: estocada (Dos orejas); pinchazo y estocada (Dos orejas).

Juanito, de sangre de toro y oro: estocada simulada (Dos orejas y rabo simbólicos); dos orejas; pinchazo y estocada (Oreja).

Plaza: Zafra. Primera corrida de feria. Lleno en sombra y dos tercios cubiertos en sol. Roca Rey y Juanito salieron a hombros.


Comienzo magnífico de faena, con cuatro muletazos rodilla en tierra, después el molinete, el natural, el pase de la firma, un cambio de mano para engarzar un natural eterno, todo un prodigio de torería y arte. Siguió el sevillano en redondo, llevaba despacito al animal, esencial la colocación, y la faena fue fluyendo con regusto. Ajuste en los embroques, hondura y mano baja. Precioso el final con naturales de frente a pies juntos.

Se empeñó Morante en matar recibiendo a ese toro que también había toreado, pinchó dos veces ante de cobrar una estocada. Solo pudo saludar.

Antes sorteó un primero deslucido, parecía reparado de la vista, al que probó en dos tandas por ambos pitones pero se fue pronto a por la espada.

Morante de la Puebla, ayer en Zafra. EFE / JERO MORALES

Debutante en Zafra

Roca Rey debutó en Zafra e hizo el paseíllo desmonterado. Sorteó un primer toro, terciado pero reunido, y lo lanceó a la verónica de forma cadenciosa. Tuvo ese animal una lidia alocada, se movió mucho en los dos primeros tercios.

Comienzo de faena firme el torero, muletazos por alto llevando al animal hacia delante. Toro de mucho llevar y faena desgranada en los medios, mandona, con series en redondo por ambos pitones. Se quiso rajar el de Álvaro Núñez pero Roca lo sujetó en los medios. Estocada y dos orejas.

El quinto fue un gran toro, bravo y enclasado. Era terciado pero de bonitas hechuras, tocadito de pitones. Lances a la verónica del peruano bien trazados. Ya en banderillas el animal dio cuenta de su buen tranco.

El peruano Roca Rey, ayer en Zafra. EFE / JERO MORALES

Inició la faena de rodillas en redondo. De pie, Roca se pasaba cerca al astado, primero en una serie cortita y después brotaron los muletazos con más intensidad. El toro tenía fijeza y profundidad, y con él el diestro combinó el toreo ligado y rematado, con otro más de cara a los tendidos, de rodillas o como las bernadinas finales. Paseó dos orejas que completaban una tarde triunfal.

Juanito llegó de tapado a Zafra, y tuvo el mejor lote. En el entró un toro muy defectuoso de pitones, acapachado y exageradamente brocho, pero que fue todo un paradigma de bravura y clase.

El quite fue por zapopinas alborotadas, muy jaleadas. Buen tranco del toro en banderillas.

Toro indultado

Inició la faena citando desde los medios de rodillas con pases por la espalda, para seguir en redondo de la misma guisa. Metía bien la cara el burel, humillaba y tenía recorrido. Con la zurda, se abría un puntito. Pronto en su embestida, se rebosaba el animal, se iba largo y permitía la ligazón sin perder pasos. Juanito, un pelín acelerado, alternó ese buen toreo con otro de rodillas, 

Se empezó a pedir el indulto y el presidente lo concedió. Simuló la suerte de matar y paseó los máximos trofeos. Se llamaba y se llama se buen toro Luminito y estaba herrado con el número 7.

Juanito durante una faena, ayer en Zafra. EFE / JERO MORALES

El sexto fue un astado reunido, que doblaba del revés en el capote de Juanito, queriéndose salir de la duerte. Era manso ero tuvo muchos pies en banderillas.

Comenzó la faena con la rodilla genuflexa, sometiendo al de Núñez. En redondo, mano baja, el toro respondía a ese toreo exigente de Juanito, tanto que se lo traía detrás de la cadera. Tuvo la clarividencia de seguir toreando más en línea, en una faena intensa, que no decayó. Bernadinas finales, pinchazo, estocada, y oreja. 

Compartir el artículo

stats