Los fraudes digitales están muy presentes por todas partes. En Extremadura, los casos aumentan considerablemente cada año. Este verano, 17 cacereños fueron víctimas de la técnica conocida como "Smishing", el envío de mensajes fraudulentos a través de telefonía móvil, robándoles entre 1.000 y 10.000 euros de sus cuentas bancarias.

Este término es solo una derivación más del ya popular "Phising", es decir, un método de engaño que se realiza a través de la suplantación de identidad a empresas, personas u organizaciones.

Y es que, es importante extremar la precaución a la hora de compartir información personal. Si no quieres ser víctima de la suplantación de identidad, debes evitar proporcionar tu DNI en páginas no seguras o de las que sospeches. ¿Te imaginas todo lo que pueden hacer los estafadores con esta información en su mano? Los usos más comunes de los que alerta la Guardia Civil van desde registros en casas de apuestas, solicitud de créditos rápidos y apertura de cuentas bancarias hasta la contratación de servicios.

Lo peor que puedes hacer

Aun así, solo con el número del DNI es complicado suplantar la identidad. El verdadero problema llega cuando se hacen con una imagen o copia de él, enviada a través de aplicaciones de mensajería como Telegram o WhatsApp. En caso de que se tenga que enviar por algún motivo, es recomendable editarlo con un programa fotográfico.

Los retoques que conviene hacer son los siguientes: pixelar la firma y la foto y añadir una marca de agua que especifique para qué es esa copia. Por ejemplo, «copia del DNI para la reserva del alojamiento rural XXX». Además, puedes añadir otra marca en la que se indica que no das tu autorización para otros usos.