Los buzos de la Guardia Civil han recuperado este domingo el cuerpo del joven de 23 años que se buscaba desde la madrugada, tras perderlo de vista cuando se metió en el agua del embalse de Castrelo de Miño, en Ourense.

Todo sucedió al hilo de las 2.00 horas. Un pequeño grupo formado por dos parejas que venían de trabajar de una cafetería decidieron dar un paseo por la zona. Alentados por el calor que hace estos días, se les ocurrió darse un chapuzón en el embalse. Fue poco después de eso cuando la pareja del desaparecido contactó con el 112 Galicia para pedir ayuda. Según relataron posteriormente a las autoridades, vieron que la víctima les pedía ayuda pero cuando se zambulleron en el agua para rescatarlo ya le habían perdido la pista. Después de un arduo trabajo de búsqueda con barcas y un equipo de buzos, los buceadores han localizado el cadáver a las 08.30 horas de este domingo muy cerca del punto en el que se había sumergido.

Te puede interesar:

Además de los medios sanitarios, formaron parte de este operativo que coordinó la Guardia Civil los Bomberos de Carballiño, los miembros del GES de Ribadavia y los efectivos de Protección Civil de la localidad. Un equipo del Colexio Oficial de Psicioloxía de Galicia también se desplazó hasta el punto para prestar ayuda a los amigos y pareja de la víctima.

Todo sucedió en el pantalán del parque náutico, al lado de la piscina. Por estos hechos, según ha informado el alcalde, se han suspendido la competición de la III Regata provincial de piragüismo que se celebraba hoy y la inauguración de los paseos en catamarán por el embalse.