Un truco tan sencillo como peligroso es el nuevo método de robo de automóviles que tiene en alerta a las fuerzas de seguridad. Te contamos de qué se trata para que estés prevenido.

Lo primero que hacen los ladrones, es elegir a una víctima que esté repostando en una gasolinera. Mientras el conductor entra a pagar a la estación de servicio, los delincuentes encajan una botella en la rueda del copiloto, lugar que no está visible para que el dueño del coche. Este objeto es lo que hace que la táctica se haya bautizado como el "truco de la botella".

Esta botella queda encajada entre el guardabarros y la rueda para que cuando el conductor reanude su marcha oiga un ruido que le hará parar para ver qué pasa. Probablemente bajará sin apagar el motor, es ese momento el que aprovecha la banda para apropiarse del vehículo rápidamente.

Te puede interesar:

En un abrir y cerrar de ojos alguien se habrá montado en el coche para llevárselo, incluso arrollando al dueño si se interpone en el camino.

Por todo esto las autoridades recomiendan que si hay algún ruido que creemos externos detengamos el coche y salgamos con las llaves en las manos, no dejándolas puestas.