El colegio público El Cristo, en Villanueva de la Serena, dejará de impartir educación infantil y primaria y pasará a tener otros usos educativos, según anunciaron ayer el secretario general de Educación, Rafael Rodríguez de la Cruz, y el alcalde Miguel Ángel Gallardo, que confirmaron que esta medida se hará efectiva al término de este curso.

De la Cruz justificó esta decisión argumentando que este colegio ha ido perdiendo alumnos a lo largo de los años, hasta el punto de disponer en la actualidad de solo 53 escolares, cuando tiene capacidad para 450 niños.

También señaló que la Administración tenía que actuar de alguna manera para, sobre todo, propiciar un ambiente normalizado de escolarización e integración para los alumnos. De esta forma, a partir del próximo curso, los menores de El Cristoserán escolarizados en los otros centros de infantil y primaria , en los que hay alrededor de 155 vacantes.

Con ese cambio, compartirán aulas con más niños de su edad, y el personal docente se irá a otros colegios de la localidad.

Según el alcalde, El Cristo se construyó con la mejor intención, pero la ubicación quizá no fue la más adecuada, con otros dos centros a escasa distancia (Santiago Apóstol y Cruz del Río) y en una zona que posteriormente no ha sido la de mayor desarrollo urbanístico de la población.

Al respecto, apuntó que «ojalá el colegio tuviera ruedines y se pudiera trasladar a la zona de la avenida de los Deportes, donde solo está el Virgen del Pilar y se necesitan plazas».

Incluso dice que cuando se iba a construir el instituto Puerta de la Serena, en 2001, se barajó ya la posibilidad de reconvertirlo en el tercer instituto de Villanueva.

Gallardo dijo también que el ayuntamiento y la Consejería de Educación están trabajando «de la mano» para que El Cristo vuelva a adquirir vida con otros usos educativos ya en el próximo curso, para lo que continuará perteneciendo a la Junta.

El alcalde también aprovechó para agradecer «la sensibilidad de la consejera» al tomar esta decisión que, según afirmó, es una decisión compartida fruto de una reflexión de mucho tiempo».

Miguel Ángel Gallardo explicó que la disminución de matriculaciones y que el colegio se haya convertido en un colegio «estigmatizado» es lo que ha llevado a la decisión de cerrarlo, ya que debido a «ese estigma, no se ha conseguido aumentar las matriculaciones a pesar de la gran labor realizada por los docentes».

No iban a cerrar colegios / Tras conocerse la noticia, lo sindicatos CSIF y CCOO manifestaron ayer su oposición al cierre del colegio recordando que la Junta señaló hace solo unos días que no iban a cerrarse colegios en la región, tal y como publicó este periódico el 17 de febrero.

CSIF considera el cierre «un ataque a la enseñanza pública» en Extremadura y estima que debe prevalecer el mantenimiento de las unidades públicas, al tiempo que confía en que desde la consejería se revierta esta situación y que el centro siga abierto el próximo curso 2020-21.

En parecidos términos se expresó CCOO, que muestra su extrañeza porque no les informasen en la mesa de negociación de las plantillas, celebrada el 23 de enero, sobre la situación por la que atraviesa este centro y de hecho se ofertaron dos vacantes por el concurso de traslados.