Kiosco

El Periódico Extremadura

Consecuencias de la fusión de don benito y villanueva de la serena

La 'otra' Vegas Altas alza la voz

Los vecinos de la pequeña localidad, pedanía de Navalvillar de Pela, se muestran en contra del nombre de la nueva ciudad | Miguel Ángel Gallardo alega que «dará valor» al pueblo y que, además, será «más conocido»

Mensaje de bienvenida situado a la entrada del pueblo Vegas Altas. Samuel Sánchez

A lo largo de la carretera N-430, en dirección a Ciudad Real y poco antes de llegar a Navalvillar de Pela (Badajoz), aparece un panel indicativo con el nombre de Vegas Altas. Tomando esa dirección, a apenas unos pocos kilómetros se encuentra esta pequeña localidad de alrededor de 300 habitantes y que a partir de unos años compartirá nombre con la tercera ciudad más grande de Extremadura, la resultante de la unión entre Don Benito y Villanueva de la Serena.

A través de una estrecha carretera, un paisaje de tierra fértil deja entrever que el cultivo del arroz y, por ende, la agricultura es la principal actividad económica de esta pedanía de Navalvillar de Pela. Sin embargo, solo el color verde de unas cuantas hectáreas de olivos contrasta con el aspecto de abandono de unas parcelas de arroz paralizadas por la acuciante sequía.

A la entrada de la localidad, un muro con el mensaje de «bienvenidos a Vegas Altas» recibe a los visitantes. Este pueblo, de 63 años de historia, presenta la fisonomía típica de los pueblos de colonización que se construyeron en la segunda mitad del siglo pasado dentro del Plan Badajoz. Amplias calles con casas grandes para guardar los aperos necesarios para la actividad agrícola.

Pero el principal tema de conversación entre sus vecinos ayer no eran ni la sequía ni las dificultades por las que atraviesan los productores de arroz de la localidad. En cada rincón de esta pequeña localidad era el mismo: la coincidencia en el nombre de la nueva ciudad. Al igual que la elección de Vegas Altas como nombre para el nuevo municipio ha generado una amplia aceptación y consenso entre los vecinos de Don Benito y Villanueva, en la pedanía de Navalvillar de Pela la contrariedad se palpaba en el ambiente.

Los vecinos, en contra

El alcalde pedáneo es Francisco Rafael, quien se muestra en contra de compartir nombre. «Hay miles de opciones y a estas alturas cogen y le ponen el nombre de un pueblo que ya existe y que está a menos de 40 kilómetros», recuerda para agregar: «Hay muchos pueblos que tienen el mismo nombre, pero no están ni en la misma comarca ni en la misma provincia».

El razonamiento de Rafael es parecido al de cualquier viandante de esta localidad, que cuenta con los servicios básicos para el día a día de sus gentes. Un centro médico, un centro social o un pequeño colegio en el que hasta este año han estudiado una quincena de niños. Una vecina, sin embargo, lamenta que el curso que viene este número descenderá a causa de que varios de los menores comenzarán la ESO en el instituto de Navalvillar de Pela.

Miguel Ángel Gallardo, alcalde de Villanueva de la serena:

«La pedanía mantendrá su designación y en absoluto se le quitará el nombre a nadie, será más conocida y se le implementará más valor, pues muchos están conociendo ahora esta pedanía precisamente por esta cuestión. Tras no fructificar los nombres aportados por la comisión de expertos, la política tenía que asumir el riesgo de decidir y se ha apostado por una designación muy bien acogida. En cuanto al gentilicio, todavía no se ha tratado ese asunto» 


En un corrillo, junto a la farmacia local situada en la plaza del pueblo, un grupo de mujeres y hombres comenta la noticia del nuevo nombre de Don Benito y Villanueva. Uno de ellos es Joaquín Cotano, nacido en Usagre pero emigrado a Vegas Altas hace varias décadas. «Me parece un abuso de las autoridades que le pongan el mismo nombre», cuenta. Emiliano Gómez, jubilado y natural de Helechosa de los Montes, comparte opinión con su esposa, María Dolores Campos, quienes coinciden en que no les parece bien la opción que han elegido para bautizar al nuevo municipio. «Que le pongan otro nombre», pide María Dolores.

A apenas un par de minutos a pie se encuentran el único ultramarinos y el único bar de Vegas Altas. Ambos pertenecen a la misma familia. En la pequeña tienda de alimentación, en la que dispensan lo más elemental para el día a día, Jessica Sánchez se afana en despachar a sus clientes. Para esta joven, natural de Obando, son pocos los vecinos a los que les da igual compartir nombre con la nueva ciudad. «No porque sea un pueblo pequeño hay que poner el mismo nombre a una ciudad grande. Cada uno tiene su nombre y eso hay que respetarlo», remarca.

«Ciudadano de segunda»

Puerta con puerta está el bar, propiedad de la familia Capilla. A el, José María y Belinda, padre e hija, le dedican buena parte de su tiempo junto a su otro sustento económico: la agricultura. José María Capilla asegura sentirse como «un ciudadano de segunda» y se muestra en desacuerdo con la elección de Vegas Altas para la nueva ciudad. Belinda, en cambio, cree que la fusión de Don Benito y Villanueva también será positiva para su pueblo y reconoce que ahora les van a conocer más gracias a esta decisión. Eso sí, critica que «no hayan contado con la opinión de este pueblo». «¿Ahora nos tendremos que referir a nuestro pueblo como Vegas Altas la antigua? ¿Nos va a afectar en algo compartir denominación?», se pregunta.

El PP de Don Benito no apoya el nuevo nombre 

El Partido Popular de Don Benito ha emitido un comunicado en el que rechaza la elección de Vegas Altas como nombre del municipio resultante entre la unión de Don Benito y Villanueva de la Serena y ha manifestado que «ninguno de los cinco nombres propuestos» en la junta de portavoces que se celebró el pasado miércoles contará con su apoyo si finalmente se lleva a pleno.  

Desde el PP dombenitense han reiterado que ya en el pasado mes de marzo manifestaron a los medios de comunicación su opinión al respecto del nuevo nombre y lo volvieron a hacer en dicha junta de portavoces. Allí, según han trasladado, «las actuales denominaciones de Don Benito y Villanueva tienen el suficiente empaque para que el nombre de la nueva ciudad salga de ellas» y consideran que «es palpable» el sentir de los ciudadanos para que así sea. Los populares de Don Benito no entienden «a qué intereses» puede responder el que no se tenga en cuenta esta opción toda vez que el comité creado al efecto de buscar dos posibles nombres quedó anulado. El PP ha expresado que «para mirar al futuro no tenemos que romper totalmente con el pasado ni con el presente», por lo que piden «respetar» las señas de identidad de ambas poblaciones. «Para ello entendemos que mantener los actuales nombres es la mejor garantía de que así sea», han agregado. 

En este sentido, han anunciado que votarán en contra de la propuesta de Vegas Altas cuando se lleve a pleno y consideran que hay que seguir buscando la forma de que las actuales denominaciones tengan cabida en la futura denominación. 

Por último, el PP ha manifestado su «máximo respeto» por la localidad de Vegas Altas, pues no entienden la necesidad de «buscar un nuevo punto de discordia a sabiendas de que esta denominación, sea una pedanía o una gran ciudad, ya existía».  


Compartir el artículo

stats