Susana Díaz es la mejor docente de España. No lo decimos nosotros, sino su reciente galardón recibido de manos de los Premios Educa, que han otorgado esta distinción a esta profesora de secundaria y bachillerato por su labor durante el curso pasado en el IES José Manzano, en Don Benito, centro en el que impartió clase hasta el curso pasado. Ahora lo hace en el IES Quintana de la Serena y lo hace con la misma ilusión y ganas de siempre. Todo por conseguir, de una manera diferente y divertida, que sus alumnos aprendan los conocimientos necesarios y lo hagan de una forma lúdica y divertida. 

-¿Cómo se siente sabiendo que es la mejor docente de España? 

-Estoy muy contenta. Estos días ke comentaba a compañeros de la profesión que estoy todavía en una nube, pero también muy orgullosa. Eso sí, lo importante para mi no es el puesto alcanzado, sino saber que son tus alumnos quienes te consideran mejor docente, que las clases son motivadoras y que si faltas algún día ellos te echan de menos.

-Y sus alumnos, ¿qué le han dicho? 

-Todos ellos están muy contentos porque me recibieron con un gran aplauso y luego se nota en el aula. Ahora parece que están incluso mucho más atentos. 

-¿Cómo y de qué manera se enteró del premio? ¿Qué sintió? 

-Siempre hay una comunicación con Educa, que se encargan en todo momento de informarnos de que hemos sido nominados, de participar… a partir de ahí se vuelven a poner en contacto para solicitarle los méritos y te van informando del proceso hasta que sale la ordenación por puntos que hemos visto estos días. La verdad que es algo emocionante. 

-¿En qué ha consistido su proyecto educativo? 

-Todos los años intento hacer cosas diferentes pero repito algunas de las cosas que veo que funcionan con el alumnado. El año pasado me basé mucho en la ‘gamificación’, mediante el cual organicé la clase de tal manera en la que mis alumnos eran personajes de un videojuego, algo que sabía que iba a tener mucha influencia en ellos porque les gustaba mucho. Todas las actividades les ayudaban a conseguir puntos, ya que obtenían recompensas y al final, con esas recompensas, podían mejorar la puntuación de la materia en cuestión. Este año lo he dedicado a vertebrar las lecturas con los contenidos, tanto los propios de las materias como otros como por ejemplo la educación en valores o la transversalidad. La lectura siempre me da pie a organizar muchas actividades, y además actividades diferentes. Del texto narrativo entronco con la novela policíaca, nos lleva a literatura universal, a Sherlock Holmes, de ahí podemos hacer un trabajo de investigación, nos metemos en la mente del protagonista y finalizamos los contenidos de la materia con la visualización de una película relacionada. Es decir, vas tocando varias cosas a la vez y sin darse cuenta los alumnos van adquiriendo contenidos de una manera lúdica y motivadora. 

-¿Cree que es importante estimular a los alumnos y desmarcarse un poco de los cánones habituales de enseñanza? 

-Creo que la motivación es lo principal. Una vez que consigues la motivación del alumno lo demás es mucho más fácil. Ellos no quieren una clase magistral, sino algo diferente. La sociedad evoluciona y el alumno de hoy en día no es como el de hace algunos años. Tienen otras necesidades y las nuevas tecnologías acaparan mucho tiempo de su día a día, por lo que veo importante motivarlos y hacerlo con algo diferente. 

-¿Hacia dónde cree que va encaminada la educación? 

- Se le está dando mucha importancia a las nuevas tecnologías y a las metodologías activas en los últimos años y pienso que ese es el camino por el que debemos discurrir.