Agricultura de regadío

Los regantes del Canal de Orellana ahorarron un 6,5% de la dotación de agua asignada para la campaña

Este año se ha podido llevar a producción el 60% de la superficie de la zona regable, que acabar unas 58.000 hectáreas

El arroz, con 11.000 hectáreas, es el cultivo de campaña predominante

Luis Gutiérrez y Juan Diego Fuentes, en rueda de prensa.

Luis Gutiérrez y Juan Diego Fuentes, en rueda de prensa. / SAMUEL SÁNCHEZ

El Canal de Orellana ha cumplido las previsiones de consumo en la campaña de riego, que se ha desarrollado del 1 de mayo al 15 de septiembre, y ha ahorrado el 6,5 por ciento sobre la dotación de agua asignada para este año pese a la excepcional situación con la sequía, por lo que se ha podido dar riego de apoyo a cultivos fuera de esa fecha.

El presidente de la Comunidad General de Usuarios del Canal de Orellana, Luis Gutiérrez, y el jefe de explotación, Juan Diego Fuentes, han comparecido en rueda de prensa para hacer balance y han mostrado su satisfacción por el desarrollo de la campaña de riego, marcada por la normalidad dentro de las restricciones que se plantearon como consecuencia de la falta de agua.

El volumen de agua asignado por parte de la Confederación Hidrográfica del Guadiana al Canal de Orellana fue de 339,9 hectómetros cúbicos (256,0 a través de la presa de Orellana, 3,1 por el ramal de Madrigalejo del Canal de las Dehesas, 60,8 por la presa de Sierra Brava y 20,0 por la presa de Búrdalo).

En ese sentido, ha sido necesario dar estos riegos antes y después de la campaña ordinaria para garantizar el servicio a todos los cultivos y llevarlos a término, han precisado.

Gutiérrez ha recordado que el inicio de la campaña vino marcado por una "preocupante" falta de lluvias que "obligó" a humedecer el terreno para poder plantar los cultivos de campaña, algo que "hasta la fecha no se había producido".

Dicho contexto les condujo a consumir "prácticamente la totalidad" de las reservas destinadas a este fin dentro de la planificación, aunque la situación mejoró con las precipitaciones registradas a finales de mayo.

La campaña de riego finalmente se ha alargado hasta el día 29 de septiembre y se han consumido hasta esta fecha 317,74 hectómetros cúbicos, por lo que el ahorro ha sido de 22,16 hectómetros cúbicos, que representa el 6,52 por ciento de la dotación asignada en el presente año.

Por presas, se han desembalsado 245,0 hectómetros cúbicos de Orellana (11 menos de lo previsto en la Comisión de Desembalse), 2,27 por el Canal de las Dehesas (0,83 menos de lo previsto), 54,7 por la presa de Sierra Brava (6,1 menos de lo previsto) y 15,8 de la presa de Búrdalo (4,2 menos de lo previsto).

Respecto a los cultivos de campaña, se han sembrado 24.608 hectáreas, siendo los cultivos principales el arroz con 11.036, el tomate con 7.137 y el maíz con 4.396 hectáreas.

En cuanto a los cultivos leñosos (permanentes), en la presente campaña se han declarado un total de 11.736 hectáreas, 1.586 más de las registradas en la campaña del año 2022, de las cuales 5.359 han sido de fruta de hueso, 3.840 de olivar y 2.075 de almendro.

De igual manera, el presidente de la CGU del Canal de Orellana ha destacado la colaboración del sector arrocero, que ha tenido un comportamiento "ejemplar", al ajustarse a una media de consumo similar al resto de los cultivos de campaña.

Gracias a que han atendido a las recomendaciones que se lanzaban desde esta Comunidad y a las buenas prácticas derivadas de ellas, ha sido posible que los consumos no se hayan disparado "y hayamos podido llegar a buen término con la presente campaña de riego", ha valorado Gutiérrez.

Además, ha agradecido la concienciación con la escasez de agua de todos los usuarios y la colaboración de estos con el personal de campo que, a pesar de ser un año complicado, han conseguido suministrar "eficientemente" los recursos.

Las pérdidas registradas por fugas y evaporación se datan en 29,7 hectómetros cúbicos, el 8,74 por ciento de la dotación, una cifra "alarmante", aunque experimenta un "notable descenso" en los últimos años gracias a los trabajos realizados previos a cada campaña.