La oportunidad de despertarse cada día en un lugar distinto y en un alojamiento de ensueño es una experiencia que cada vez quieren vivir más viajeros. Últimamente, se está poniendo de moda disfrutar de ambas cosas a la vez, es decir, buscar la comodidad que ofrece un hogar convencional y poder desplazarse de un lugar a otro: las minicasas rodantes.

Una de las últimas novedades en este sector se llama Petrichor y llega de la mano de los especialistas franceses de Baluchon. Esta elegante y acogedora vivienda móvil se caracteriza, en primer lugar, por el diseño interior de inspiración tradicional, con una zona habitable que contribuye a que nos sintamos integrados en la naturaleza que nos rodee. Esta situada en Vendée, un departamento francés situado en el oeste del país, en la región de Países del Loira.

Características

La vivienda se divide en dos plantas. Abajo, el sofá del salón se extiende sobre 190cm, y servirá como cama supletoria si es necesario. Dos grandes cajones ocultos en el interior brindan almacenamiento en este espacio. Un pequeño entrepiso sobre la entrada también puede acomodar una gran cantidad de artículos más o menos voluminosos.

Hay una escalera con compartimentos de almacenamiento y escalones de roble que proporcionan acceso al primer piso. El mueble de cocina está en la ampliación e incluye el equipamiento esencial. La mesa de roble puede acomodar hasta cuatro personas para una comida una vez que se despliega la hoja y un largo estante de pared sobresale y sirve como biblioteca.

Casa pequeña Petrichor.

Casa pequeña Petrichor. Baluchon

El baño está ubicado en la parte trasera de la pequeña casa, el cual incluye un WC seco con cubeta de acero inoxidable y compartimento para virutas, así como una ducha de 80x80 cm. 

Finalmente, el dormitorio en el entrepiso permite la instalación de una cama doble. Además, hay un armario en la parte trasera que sirve como mesita de noche y espacio de almacenamiento adicional.

Por ahora, el fabricante no ha hecho público el precio de esta propuesta pero, para hacernos una idea, debemos considerar que sus viviendas sobre ruedas suelen arrancar en unos 80.000 euros.