La cuchara mágica de Nivea: mejora la circulación en la sangre y rejuvenece el rostro

Es una forma barata y natural de dar a tu piel un brillo hermoso sin tener que gastar mucho dinero en productos caros para el cuidado de la piel

La cuchara mágica de Nivea: mejora la circulación en la sangre y rejuvenece el rostro

La cuchara mágica de Nivea: mejora la circulación en la sangre y rejuvenece el rostro / El Periódico

Manuel Riu

Mezclar crema Nivea con café molido es un remedio casero muy popular para rejuvenecer la piel de aspecto cansado y arrugado. Es una forma barata y natural de dar a tu piel un brillo hermoso sin tener que gastar mucho dinero en productos caros para el cuidado de la piel.

Para hacer esta mezcla, necesitarás crema Nivea, café molido y un bol pequeño. Coge dos cucharadas de crema Nivea y ponlas en el bol. A continuación, añade una cucharada de café molido. Mezcla los dos ingredientes hasta formar una pasta homogénea.

Aplicar la mascarilla sobre el rostro y el cuello, teniendo cuidado de evitar la delicada piel del contorno de los ojos. Masajear suavemente la piel con movimientos circulares durante unos cinco minutos y, a continuación, dejar actuar otros cinco minutos para que la cafeína del café haga efecto. El café contiene antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres y a reducir la inflamación de la piel. También ayuda a estimular la circulación sanguínea y a reducir la aparición de ojeras. La crema Nivea, por su parte, contiene ingredientes humectantes que ayudan a hidratar y nutrir la piel, dejándola suave y flexible.

Después de cinco minutos, aclara la cara con agua tibia y sécala. Puedes utilizar esta mezcla una vez a la semana para rejuvenecer tu piel. Es apta para todo tipo de pieles, pero si tienes la piel sensible, es mejor que pruebes la mezcla en una zona pequeña para asegurarte de que no causa irritación.

En conclusión, la mezcla de crema Nivea y café molido es una forma eficaz y barata de rejuvenecer la piel. Este remedio natural es fácil de preparar y dejará tu piel radiante y fresca.

¿Nivea para el sofá?

No hay nada más elegante y con más estilo que amueblar nuestro salón con un sofá de piel. Clásico, artesanal, rico en gusto y diseño, el sofá de cuero añade sin duda un toque extra a nuestro ambiente. Obviamente, el cuidado de los muebles de nuestro hogar es importante para mantenerlos vivos y garantizar que duren el mayor tiempo posible en buen estado. Una limpieza adecuada es especialmente crucial para mantenerlos en las mejores condiciones posibles y preservar el confort que esperamos de ellos. Por eso, para cada uno de nuestros muebles, existe la solución que mejor se adapta. Soluciones que a veces pueden ser costosas y llevar mucho tiempo.

A menudo, sin embargo, los remedios que tenemos en casa son esos clásicos trucos de la abuela que nos ayudan a solucionar nuestros problemas de forma económica. El sofá de piel, sobre todo si es blanco o de color claro, requiere más cuidados y atenciones específicas para no estropear su material y su color. En particular, el encanto del sofá blanco es intemporal, pero a veces es difícil de limpiar. Nuestro sofá, al ser de un material delicado, puede verse afectado por varios factores que hacen que se estropee con el paso del tiempo. El contacto directo con la luz solar, la humedad, el calor y las manchas son sólo algunos ejemplos que pueden estropear la piel. Además de los métodos clásicos, que son probablemente los más conocidos, he aquí algunos remedios caseros para salvaguardar nuestros sofás de cuero.

Un remedio interesante para tratar las pieles blancas es eliminar las manchas con la parte esponjosa de los cítricos, para ello utilizamos el albedo. Pelamos un cítrico: una mandarina, un limón o una naranja y con la parte blanca de la fruta la frotamos suavemente sobre la zona a limpiar. Después, limpiamos la zona con un paño ligeramente húmedo primero y seco después.

El último remedio posible para tratar la piel blanca con tendencia a amarillear es la clara de huevo.

Veamos cómo hacerlo:

  • Separamos las claras de huevo y las batimos a punto de nieve;
  • Las aplicamos sobre la zona a tratar con un paño, frotando intensamente sobre las zonas amarillentas;
  • Repetimos el tratamiento para las manchas más rebeldes.
  • Por último, pasamos un paño humedecido por la mancha para terminar el tratamiento.

Otro remedio interesante es el uso de crema hidratante como, por ejemplo entre muchas marcas, Nivea, la clásica crema de la lata azul. Una auténtica panacea para el cuero de nuestro sofá, podemos pasarla, al menos dos veces al año, sobre nuestro sofá con la ayuda de un paño. Así, mojamos un paño de algodón en un poco de crema y lo aplicamos sobre las zonas afectadas, haciendo círculos sobre la superficie a tratar. Este truco ayudará a mantener brillante el cuero claro de nuestros sofás con el paso del tiempo.